lunes, julio 22, 2024
Tenemos las pruebas que desmienten a la Fiscalía. Juan Guillermo Monsalve, alias ‘Guacharaco’ figura en la nómina paramilitar de las ACCU. Mostramos, en vivo, documentos que lo prueban y que la Fiscalía de Francisco Barbosa pasa por alto. #CasoUribe.
La atravesada se toma esta columna. Soy la versión feminista de la periodista en cuestión, una versión que se alimenta en las noches (especialmente), con una dosis de refuerzo cada 8 de marzo. Y como estoy llenecita de poder y es de noche, aquí va:
Veamos, quiero comenzar por unas transacciones de compraventa. Me refiero a los predios 50N-20179754 y 50N-20699354. Documentos inmobiliarios que podrían ser el eslabón perdido del escándalo por tráfico de influencias y sobornos de Fidupetrol. Al menos, de una parte, porque en estas transacciones inmobiliarias confluyeron: el registrador, la hoy directora administrativa de la Registraduría, Dily Marina Maestre; la Alcaldía de Chía y Fidupetrol. Y de manera tácita: Campo Elías Vega Rocha, el hermano.
El actual presidente del Senado tuvo en sus manos el gestionar la aprobación del acuerdo ambiental internacional que daba dientes para el acceso a la información, participación ciudadana y protección de líderes ambientales en Colombia. En su lugar, Juan Diego Gómez por acción u omisión facilitó que se hundiera su trámite en el Congreso. Meses atrás su esposa había sido designada, por el presidente Duque, como notaria interina de Apartadó, Antioquia.
El 9 de abril se conmemora el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas. Aunque no existe un consenso sobre las cifras exactas de las víctimas del conflicto armado en Colombia, sus relatos son vitales para la reconciliación, el perdón y la construcción de paz.
Los casos de matoneo escolar entran y salen de la agenda de los medios de comunicación. Es de esas realidades constantes, que trascienden tiempos y generaciones, pero que solo de vez en vez se asoman en la agenda de noticias. Cuando el escándalo invita o cuando alguien vuelve a hablar y rompe las cadenas de silencio.
Somos un pueblo en resistencia, eso somos, pero hay días donde personas como yo quisiéramos rendirnos sobre la posibilidad de un país distinto, luego veo videos de diversas partes de Colombia y todo cambia, mi pueblo, mi gente sigue de pie, el paro sigue porque una buena parte de las y los manifestantes resisten, persisten y nunca desisten por un país distinto.
Tenía diecinueve años. Una mañana de agosto, aquel hombre me jaló por el brazo, me llevó a su cuarto, me tocó las nalgas e intentó besarme. Como pude, resistiendo a su fuerza, me zafé de él. Salí corriendo en medio del aire abrumador y asfixiante. Corrí dos cuadras y me senté en el sardinel de un edificio. Apoyé la cabeza sobre las piernas mientras mi cuerpo temblaba de angustia, sudor y llanto. 
“Una reforma estructural requiere diálogos y acuerdos profundos y no se beneficia de pupitrazos, mentiras, vacíos y, mucho menos, de ausencia de debate”
Solo chiflados, ignorantes, estúpidos o hipócritas continúan afirmando que nuestro modelo de desarrollo es sostenible. Este se basa en gran medida, en la explotación de recursos naturales no renovables que pasan por un pico de explotación (pico de Hubbert) antes de agotarse inexorablemente.