La Misión de Observación Electoral (MOE) entregó en todo el país un informe titulado “Democracias Empeñadas” que cuenta la estrecha relación entre los particulares que donan a las campañas políticas, en particular en el 2015 para alcaldías y gobernaciones.

Este informe denuncia que en esos comicios electorales en todo el territorio nacional 485 personas, entre naturales y jurídicas. En 183 municipios y 18 departamentos, se donaron aproximadamente $ 4.400 millones de pesos, y luego estos aportantes recibieron contratos por $ 169.000 millones de pesos.

Para entender un poco la dimensión del negocio, en el sector de vivienda el retorno de lo invertido es de 5,1 %, en un CDT es del 6,5 %, en campañas electorales tiene un retorno de 3,741% de lo donado.

Estos contratos tienen algunas particularidades adicionales, aproximadamente el 70 % de ellos fueron contratos a dedo, contratación directa o licitaciones de 1. 8 de cada 10 se entregaron en los dos primeros años de alcaldes o gobernadores,  y la mayoría no tienen una duración superior a los 4 o 5 meses de ejecución.

Aunque estas acciones son legales, si evidencian un  posible conflicto de intereses según los investigadores de la Misión de Observación Electoral. En donde si puede haber algunas irregularidades, según la MOE, es en la posible violación del tope máximo de financiación en las campañas. Me explico:

Cada campaña a alcaldía u gobernación tiene un tope máximo de financiación, si esta donación superó el 2 % del tope en cada localidad, el donante particular o jurídico, no puede recibir un contrato público de la entidad a la que le donó.

Pero en el informe “Democracias Empeñadas” encontraron que de los 183 municipios investigados, en 138 los donantes superaron el 2 % del tope y AÚN ASÍ recibieron contratos públicos de la administración. En particular en el Cauca esto se evidenció en los municipios de Totoró e Inzá. Veamos:

En Inzá 1 donante entregó a la campaña ganadora, $ 7 millones de pesos, y recibió a través de 12 contratos $ 1.528 millones de pesos. 218 veces más de lo que donó.

En Totoró, 1 donante apoyó la candidatura ganadora con 9 millones de pesos y recibió un $ 927 millones de pesos por medio de 5 contratos. 103 veces más.

En Padilla, 1 persona donó 2 millones de pesos, el tope del 2 % es de $ 1.893.808, pero por medio de 12 contratos recibió para su ejecución $ 190.511.177

Este tipo de casos evidencian, según el informe de la MOE que el departamento del Cauca es uno de los más afectados por esta problemática.

En esta publicación se registran que en 10 municipios (El Tambo, Inzá, López, Padilla, Páez, El Patía, Puerto Tejada, Sotará, Sucre, Totoró) 17 Personas (naturales y jurídicas) donaron entre 2016 y 2018, $ 83 millones de pesos, y recibieron contratos por $ 3.500 millones de pesos, es decir 42 veces más.

Según la Misión de Observación Electoral, para la campaña a la gobernación del Cauca en 2015, 8 personas hicieron 8 donaciones por $ 148 millones de pesos, y recibieron por medio de 34 contratos  $ 833 millones, cinco veces más.

Lo que indican, estos indicadores es que en el Cauca y en Colombia, donar a una campaña política es uno de los mejores negocios legales que existe en el país.