viernes, julio 19, 2019
En las siguientes páginas se trabaja con una hipótesis: factores reales de poder han influenciado la política pública de salud de manera sistemática. Esos factores reales de poder son las corporaciones financieras y los grupos de interés asociados a la existencia de las EPS, entendidas como vehículos para captar de manera rentista recursos públicos de la salud.
“Para los forasteros que llegaban sin amor, convirtieron la calle de las cariñosas matronas de Francia en un pueblo más extenso que el otro, y un miércoles de gloria llevaron un tren cargado de putas inverosímiles, hembras babilónicas adiestradas en recursos inmemoriales, y provistas de toda clase de ungüentos y dispositivos para estimular a los inermes, despabilar a los tímidos, saciar a los voraces, exaltar a los modestos, escarmentar a los múltiples y corregir a los solitarios.” GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ
Un viaje al recuerdo de la casa de mis abuelos pues próximamente será demolida.
No hablemos de la JEP, no hablemos de los incumplimientos al Acuerdo, no hablemos de Iván Márquez, El Paisa y Santrich. Tampoco hablemos de las disidencias ni de los diálogos con el ELN. Tan solo limitémonos a pensar en las propuestas para el campo en los 170 municipios priorizados para implementar las estrategias del “posconflicto”.
Sin armas y sin amenazas los habitantes del corregimiento de Oriueca, en Zona Bananera, Magdalena, han tenido que salir de sus hogares. Lo han hecho no porque los hayan presionado, sino por falta de posibilidades para la actividad agrícola.
Relato de una visita de un animal perfumado de magia en el Amazonas.
El 10 de julio de 2018, el gobierno aprobó el documento 3934 del Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES) sobre la política de Crecimiento Verde para llevar a Colombia a una transición hasta una economía sostenible. ¡El título del CONPES 3934 ya plantea un problema, ya que, para muchos teóricos de la transición ecológica, el concepto de “Crecimiento Verde” es un mito!
Sin armas y sin amenazas los habitantes del corregimiento de Oriueca, en Zona Bananera, Magdalena, han tenido que salir de sus hogares. Lo han hecho no porque los hayan presionado, sino por falta de posibilidades para la actividad agrícola.
A Erg Chebbi se le conoce como la puerta al desierto del Sahara; a pocas horas en dromedario se llega a tener la sensación de estar aislado a días de la civilización, sobre todo por la afortunada ausencia de luz eléctrica y en consecuencia sus noches con miles de estrellas.
“La felicidad, para las personas temerosas del cambio, consistía sencillamente en la negación absoluta de los problemas.” Ana Lydia Vega