miércoles, diciembre 8, 2021
Luego de que Noticias Uno publicara el domingo 29 de junio en un Top Secret que el fiscal general y el contralor viajaron juntos a San Andrés con sus familias a pasar el puente festivo, estos explicaron públicamente que el viaje respondió a una agenda calculada para hablar sobre corrupción y seguridad ciudadana. Pero, no contaron que se hospedaron en un hotel que hace parte de un conglomerado de propiedad de Carlos Londoño, un militante del Partido Conservador que es cercano a políticos de la región y al presidente Iván Duque.

La otra pistola de Andrés Escobar

Cuestión Pública analizó tres fotografías que obtuvo. En dos de ellas se ve al denunciado empresario, quien salió a disparar en las pasadas protestas sociales ocurridas entre abril y junio de este año, y en otra un policía accionando su arma. Contrario a lo dicho en otros medios, los documentos visuales apuntan a que tanto Escobar como la fuerza pública dispararon a mansalva contra la población civil el pasado 28 de mayo en Cali.

Tuluá, la capital del silencio

Microtráfico, extorsión, carteles, disidencias de las Farc y corrupción. El panorama delictivo de esta ciudad en el Valle del Cauca provoca temor y autocensura entre los periodistas, que prefieren callar tras el asesinato de su colega Marcos Montalvo.

Matar a un periodista: el asesinato de Marcos Montalvo en Tuluá

Robar el sistema de salud mata gente, literalmente. Así que venimos a amargarlos con algunos casos descarados de corrupción en Colombia que han ocurrido en los últimos 40 años.

El libro que la Iglesia católica no quiere que se lea

La Iglesia católica interpuso siete acciones de tutela contra el periodista Juan Pablo Barrientos y Editorial Planeta para frenar la venta y distribución del libro ‘Este es el cordero de Dios’. Compartimos el primer capítulo del libro, que revela el mayor caso de abuso sexual confirmado de un grupo de sacerdotes contra un solo sobreviviente en Colombia.

El miedo y la censura cercan al periodismo en Tuluá

El asesinato del reportero Marcos Efraín Montalvo, ocurrido hace un mes, calló una voz crítica de ese municipio y sumió a sus colegas en la zozobra. Ahora muchos se preguntan cómo seguir en su oficio bajo la amenaza permanente de la violencia.