domingo, septiembre 20, 2020

Temas

Más

    Jani cuida a las aguas de los peligros del petróleo y...

    Desde la reserva campesina La Perla Amazónica, en la zona fronteriza entre Colombia y Ecuador, Jani Rita Silva Rengifo trata de sanar las ‘heridas abiertas’ en humedales y la selva tras la explotación petrolera, la contaminación y la apertura de una vía en Puerto Asís, Putumayo. Esta historia hace parte de la serie periodística #DefenderSinMiedo coordinada por Agenda Propia en alianza con Cuestión Pública.

    #DefenderSinMiedo: historias de lucha por la defensa del ambiente en tiempos...

    La serie periodística #DefenderSinMiedo retrata quince realidades de personas activistas y cuidadoras ambientales en América Latina. Mujeres y hombres, en compañía de sus comunidades, comparten los efectos de la pandemia por la covid-19 y sus esfuerzos por la preservación de sus territorios biodiversos.

    Cinco monólogos de familiares que añoran justicia

    Tres amigos se habían reunido en el conjunto residencial de la calle 55 con 77a, en el barrio Santa Cecilia, localidad de Engativá. Allí está el apartamento en el que vivía Javier. La idea era tomarse unos tragos porque la cuarentena por la pandemia por COVID-19 no los había dejado reunirse hace muchos días. Cuando se les acabó el licor eran entre las 11 y 12 de la noche y los tres salieron a comprar más. Se fueron a pie hasta la calle 53, a muy pocas cuadras del conjunto y de regreso fueron detenidos por dos policías del Centro de Atención Inmediata (CAI) de la Policía del barrio Villa Luz. Ya era pasada la medianoche y corrían los primeros minutos del 9 de septiembre cuando dos policías en moto pararon a los tres amigos, que estaban a punto de entrar a la residencia para seguir con la reunión en casa. (Click al título para seguir leyendo)

    Cinco monólogos de una noche en la que todo ardió

    La noche del 9S la policía reportó 26 protestas en diferentes puntos de Bogotá, producto del asesinato de Javier Ordóñez, quien fue torturado y golpeado hasta morir por agentes del CAI de Villa Luz en la madrugada de ese día.Todo se concentró en cuatro localidades: Engativá, Usaquén, Suba y Bosa. También en el Parkway y Soacha. Los relatos aquí reunidos narran la versión de hombres y mujeres testigos de cuando la ciudad ardió en protestas furiosas y violentas contra la Policía, que utilizó armas de fuego. El fragor de la noche acabó con la vida de 13 personas, dejó más de 50 civiles heridos y a 30 policías también lesionados, según su propio reporte. Unos 43 CAI de la ciudad fueron incendiados y averiados.

    Tres monólogos acerca de cómo murió un joven en plena protesta

    Jaider Fonseca, de 17 años, fue impactado por cuatro balas mientras sostenía una puerta de madera para resguardarse de las balas de salva que hasta pasadas las 9:00 p.m. había disparado la Policía en el barrio Verbenal, Usaquén. Para sus familiares hay un agravante en su muerte: Jaider había sido previamente torturado, amenazado y hostigado por los policías del CAI* Verbenal, en varias ocasiones.

    Dos monólogos sobre una estudiante que no pudo escapar de la...

    Angie Baquero, 29 años, iba camino a la casa de una compañera de estudio. Entre las 8 y 9 de la noche se encontró en medio de un tiroteo en la intersección entre la calle 132 y la carrera 102a. Intentó correr para huir de los disparos presuntamente hechos por la Policía, sin embargo, una bala la alcanzó y murió en la mañana del 10 de septiembre.