lunes, julio 13, 2020

carabineros

Los ecos del atentado a la Escuela General Santander

Iniciaba un nuevo día en la Capital colombiana, un sol incesante e intenso abrazaba a la mañana como casi todos los días de enero. El calor de ese día, seguramente, hubiese sido más difícil de soportar si lleváramos puesto un uniforme que cubriera nuestro cuerpo desde el cuello hasta los pies, con botas de caucho negras, gruesas, incómodas que, debido al roce constante con el pavimento ardiente de una ardua marcha, sentiríamos que quema nuestros pies.