La cifra de desigualdad parece un gif por permanecer invariable de una año a otro. Colombia cuenta con el mismo 17% de participación de mujeres en juntas directivas de empresas que cotizan en la Bolsa de Valores, en el 2020.

Dicho de otra manera, por cada siete sillas ocupadas por los hombres en las juntas directivas solo una es lograda por las mujeres.

Se trata del mismo porcentaje encontrado en el 2019, con una ínfima variación a la alta. El país pasó de un cuarto a un tercer lugar en el ranking de 16 países analizados, de acuerdo con la participación femenina de América Latina y España. Este análisis del que participa Cuestión Pública es el producto de una alianza de 15 medios de toda la región, liderada por PODER de México. En el caso colombiano, la investigación se realizó con base en la información de la Superintendencia Financiera (SFC).

Las iniciativas de paridad de género no son un capricho feminista ni una tendencia que logre popularidad. El Foro Económico Mundial estimó hace ocho años, en el 2012, que se puede aumentar en 28 billones de dólares el producto interno bruto (PIB) en todo el mundo si se le dan las mismas oportunidades a las mujeres.

Además, según la Constitución de Colombia y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todas y todos nacen iguales ante la ley y “gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo”.

Otras de las empresas que, junto con Bancamía, no alcanzan la paridad de género en cuanto a la participación del 50% de mujeres en sus juntas directivas son: Banco W S.A, Grupo Argos, Procredit y Aceites comestibles del Sinú.

Pero, de seguir así, “cerrar la brecha tomará 257 años”, según el reporte Gender Gap del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), que mide las condiciones económicas para las mujeres.

De las 132 empresas que cotizan actualmente en la Bolsa de Valores en el país, cinco alcanzan la equidad de género. En el podio, Alpina logra el primer lugar, seguida de Colpensiones y Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá.

En contraste, Cuestión Pública lanza al agua a las 27 empresas colombianas que cotizan en la Bolsa de Valores y que insisten en mantener reducida la participación de las mujeres al no tener en sus juntas directivas presencia de ellas para la toma de decisiones. Entre esas, el listado está liderado por: Avianca, Bancolombia, Organización Terpel S.A y Ecopetrol. 

Que Terpel esté en el ranking es una contradicción cuando tiene de presidenta a una mujer.

Un hallazgo agridulce en un año agitado de protestas de mujeres que exigen equidad es encontrar a Bancamía, una iniciativa que nació con el ímpetu de ser el banco de la mujer en Colombia. Está inmersa entre las empresas que están cerca de la equidad, pero que igual se rajan. Al fin de cuentas, a la hora de tomar decisiones de poder tiene más hombres que mujeres en su junta directiva.

Otras de las empresas que, junto con Bancamía, no alcanzan la paridad de género en cuanto a la participación del 50% de mujeres en sus juntas directivas son: Banco W S.A, Grupo Argos, Procredit y Aceites comestibles del Sinú. 

Con esas cifras, la pregunta obligada es: ¿qué estará pasando en el mundo empresarial que muy pocas mujeres son tenidas en cuenta para la toma de decisiones de poder? Lo que sucede en la práctica es que las juntas directivas o consejos de administración de las empresas terminan siendo una especie de clubes de varones.

En vez de escuchar a los poderosos o las poderosas de esas empresas e incluir sus testimonios y políticas de inclusión sin éxito, o peor aún, volver a las versiones de que “nada es imposible”, desde Cuestión Pública optamos por romper esquemas. Así que decidimos hablar con mujeres que aspiraban llegar a las altas esferas de toma de decisiones dentro de sus empresas y que por razones diversas no hacen parte de ese 17%, que son ‘miembras’ de juntas directivas.

Dicho de otra manera, por cada siete sillas ocupadas por los hombres en las juntas directivas solo una es lograda por las mujeres.

Ellas son: 1) Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning. 2) Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM. 3) Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial. 4) Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI). 5) Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento. 6) Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead y 7) una persona que prefirió omitir su nombre, por eso la dejamos en calidad de anónima, profesional en Comercio Internacional, directora nacional de empresa de zona de libre comercio.

Muchas de las mujeres consultadas por Cuestión Pública han podido racionalizar qué pasó. También queremos hacer visibles sus carreras dentro de un mundo corporativo machista en el que brillan con luz propia.

Esperamos que sus respuestas puedan dar luz al mundo empresarial para encontrar opciones radicales de inclusión.

  • Cada una de las mujeres consultadas respondieron un cuestionario. Sus respuestas están agrupadas en los siguientes ítem. Haz clic en cada sección para abrir el desplegable y leer las respuestas.

Mujeres y poder

Ser CEO (Chief Executive Officer)

1. En el mundo corporativo, ¿ser CEO de una gran compañía ha sido un sueño para ti? Cuéntanos brevemente tu recorrido y detecta el momento preciso en que no lograste tus objetivos de llegar más lejos.

♦ No es un sueño, considero que es el resultado de un trabajo constante y de metas que se logran alineados con una estrategia de compañía, considero no debe ser un sueño, es un fruto de trabajo. Inicié mi carrera como analista de logística, acorde se iban desarrollando proyectos, y la compañía crecía tome responsabilidades creciendo cada año o cada dos años pasando a posiciones de supervisión, jefatura y subgerencias, hasta lograr la gerencia del país. Gracias a los excelentes resultados de mi área, logré la gerencia regional de logística a nivel Centro América y países andinos. Después de lograr objetivos regionales, la compañía ingresó en una situación poco favorable en ventas y los proyectos de crecimiento se detuvieron, los resultados se basaron en operación diaria lo cual no representaba retos para mí y a nivel político corporativo no me interesaba dar una lucha sin retos profesionales por alcanzar más allá que la posición la cual no es mi motor. Por ello buscando nuevos retos inicié mi propia compañía en estrategia logística, la cual más allá de la posición y el reconocimiento corporativo me permite iniciar nuevos proyectos con múltiples compañías multinacionales, generando valor estratégico a la cadena de abastecimiento. Hoy soy la CEO de mi compañía la cual opera con compañías de diferentes países, y me permite alcanzar cada día retos nuevos que me inspiran y mueven en mi sector. Nunca sentí no lograr llegar más lejos, seguí llegando lejos en otro lugar. Gloria Morales. CEO Supply Chain S&GM.

Inicialmente no. Con el pasar del tiempo y a medida que he ido adquiriendo experiencia sí he pensado que estar al frente de un cargo directivo sería el espacio laboral para mi. Yo estudié derecho no muy convencida de tomar un camino como litigante. En el proceso entendí que la formación como abogado me había dado una serie de herramientas que me permitirían explorar otros espacios. Quizá mi punto de quiebre profesional se da con el nacimiento de primer hijo. Estábamos en Bogotá y tenía un diagnóstico de embarazo de alto riesgo. Cuando informé a mi jefa sobre la situación le propuse seguir trabajando desde mi casa, respondiendo a todos los compromisos. Ella me dijo: “mujer, aquí todas hemos tenido embarazos de alto riesgo”. Decidí renunciar. Esto significó un dolor enorme porque yo sentía que esa compañía en la que estaba iba a ser, en algún momento, la que catapultaría -de una vez por todas- mi carrera profesional. Regresé a Cali y desde entonces no ha sido posible encontrar una oportunidad laboral. He analizado la situación desde múltiples perspectivas. La más recurrente es pensar que fui muy débil y que nunca debí renunciar a ese trabajo. ¡Que debí de ser más fuerte! Dentro de las narrativas que he explorado he pasado por sentirme muy mal y pensar que haber tenido hijos no fue una buena decisión. Después paso a culparme por pensar eso. También me he encontrado que muchos de los cargos a los que he aspirado están ocupados por personas con “apellidos” e influencias y al no contar con ellos pareciera que algo juega en mi contra. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

♦ No. Tuve la oportunidad de avanzar hasta donde quise, no llegué más lejos por que le dí prioridad a mi vida personal y familiar, así que logré llegar hasta donde yo quería.  Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead.

Sí, sí soñé con tener ese tipo de cargos en mi carrera profesional. A los 35 años tuve la oportunidad de tener bajo mi responsabilidad la gerencia del clúster norte de Latinoamérica para el área de compras indirectas con base en México. Una maravillosa experiencia pero muy dura de afrontar. Me encontré con algo que creí que a mí nunca me iba a pasar y fue una rivalidad desleal con un colega dentro del área de compras. Fueron años muy duros. Comencé a ver que, aparte de ser buena en lo que hacía, tenía que desarrollar otras habilidades blandas, que, por supuesto, para ese momento no tenía. Me di cuenta que debía ganarme un sponsor, como un juego de poder para sobrevivir invicta a todo. Mi inocencia fue desvelada. Empecé a entender que en ciertos rangos hay una competencia desmedida y envidias. ¡Para eso nadie te prepara! Esa lucha de poderes y remarco esa lucha de poderes, porque a pesar de mis buenos resultados, sumados a contar con muy buenos y poderosos sponsor, no hubo posibilidad alguna que hicieran que el personaje del que hablé no quedara por encima mío y en consecuencia tuviera que reportarle a él. A sabiendas de lo que esto podría implicar logré que mi sponsor moviera fichas para que me “promovieran” al otro lado de las compras, como gerente global de tres commodities de materia prima, reportando a casa matriz (en New York) las compras directas. Así no tendría que ver con ese personaje por un tiempo. Muchos vieron esto como: ¡wow, qué gran salto! Pero con el ego algo golpeado y la soberbia a flor de piel, lo tomé como un desafío más y la oportunidad de volverme integral en aras de mi objetivo de llegar tan lejos como fuera posible. Una dirección de Latinoamérica sería mi siguiente paso. Duré casi dos años en el nuevo cargo, pero para ese momento mi alma estaba más golpeada de lo que creía y mis esfuerzos eran cada vez mayores. La recompensa emocional de ser una gran ejecutiva ya no era suficiente. Me sentía sola, muy sola. La mujer de ese momento distaba mucho de la mujer que se trazó esas metas. Entré en un conflicto personal al evaluar si valía la pena todo ese sacrificio, me di cuenta que mi vida personal no tenía metas, veía a mis hermanas y amigas alcanzar cosas personales y familiares que parecía en ese momento que yo no podía tener. Entonces comencé a dudar si realmente quería ser una gran ejecutiva. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

♦ Cuando tenía 28 años era un sueño. Ahora es una posibilidad como cualquier otra en mi vida, pero en unas condiciones muy especiales. En ese momento cuando vi la vida de las personas que estaban más cerca de ese rol y supe que se encontraban con su familia completa cada año, que viajaban el 70% del tiempo y no veía balance en sus vidas, decidí que así no quería ser CEO. En ese momento la razón que más pesó fue la imposibilidad de ver cómo lograr un balance familiar y al mismo tiempo profesional. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

♦ En algún momento lo fue, pero a medida que voy viendo lo que eso implica a nivel personal lo he ido replanteando. Me gusta tener una vida equilibrada y éxito profesional, pero también tener tiempo para dedicar a mi familia. En realidad he podido crecer profesionalmente de acuerdo con mis planes y en algunos momentos de la vida inclusive superando las expectativas. Lo que sí he identificado es que en algunos momentos de decisiones críticas laborales he dudado por pensar eso cómo va a afectar mi vida personal. Uno de los grandes aprendizajes que he tenido es que para poder crecer laboralmente es necesario tener una red de apoyo que nos recuerde siempre lo capaces que somos y que nos de perspectiva al tomar las decisiones. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

No es una de las metas que busco a nivel laboral, sin embargo los cargos que representan grandes retos siempre me han sido atractivos y es esto lo que motiva mi desempeño profesional. Llevo en la posición actual siete años y si bien las actividades que realizaba inicialmente han cambiado a nivel de responsabilidades, llegar más lejos se hace difícil por varias razones. Una de ellas es la estructura organizacional que tiene la compañía la cual no permite abrir posiciones directivas diferentes a las ya establecidas, dos somos una empresa con baja rotación de personal dificultando la sucesión generacional de los cargos directivos (la persona que menos años tiene en la compañía ocupando un cargo directivo es de 6 ) y por último la moda de la austeridad en las empresas hace que se eliminen cargos y no sean reemplazados si no asumidos por los recursos ya existentes. Anónima, profesional en Comercio Internacional, directora nacional de empresa de zona de libre comercio.

Esquemas masculinos

¿En alguna ocasión imitaste esquemas de poder utilizados por hombres para ascender en el mundo corporativo?

Sí, definitivamente hay cosas que debemos aprender de ellos, como mujeres colombianas hemos sido educadas con ciertas ideas de género que en el ambiente laboral no nos ayudan para posicionarnos. Debemos tener la misma seguridad y confianza que ellos tienen cuando se debe hablar fuerte, poner límites y definir posiciones.Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

No. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

No, no lo creí necesario. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead. 

 

Por supuesto que sí. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

 

Mis áreas de trabajo siempre han sido lideradas por hombres, así que es inevitable que el estilo de liderazgo que manejo no esté impregnado de su género. Anónima, profesional en Comercio Internacional, directora de una empresa nacional.

 

No estoy muy consciente, ¡creo que no! Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

No, no considero que en el ámbito profesional se tengan esquemas de hombres o mujeres, considero que independiente del género todos somos profesionales en una mesa de trabajo. Cada persona tiene sus habilidades más o menos desarrolladas, cada profesional tiene sus métodos y sus esquemas. Las mujeres también tienen esquemas de trabajo aprovechando su género, y eso también es incorrecto. No se trata de ser hombre o mujer, se trata de ser capaz profesional y con argumentos, obtener resultados. En los negocios la gente inteligente no distingue géneros. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

Alas rotas

¿Crees que en algún punto tus alas se han cortado por razones de violencia de género?

No. En la compañía donde yo trabajo se reconoce el valor de la diversidad y se hace todo lo que está en manos del top management para darle oportunidad tanto a mujeres como a hombres. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead. 

 

No. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

Las violencias hacia las mujeres tienen muchos matices, algunos arraigados en la cultura “naturalizados” así que verlos claramente no es tan sencillo. Sin embargo, pensaría que mis alas no se han cortado por violencias “reconocidas”, pero sí he estado expuesta a esas que son naturalizadas: los comentarios sexistas, los micromachismos. Yo por ejemplo soy una mujer alta, en ocasiones es bien recibido, otras no tanto. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

 

No en mi caso, aunque no se puede desconocer que existen culturas que hacen más difíciles estos logros. Al final se convierte en una mezcla entre tus fortalezas y tu decisión sumado a las condiciones externas, dado que existen países y organizaciones que promueven la equidad y algunos otros que no. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

Mi posición me ha permitido tener experiencia de trabajar en varias zonas del país. Y aunque en mi compañía nunca me he sentido discriminada por el género, cuando trabajé en la zona norte y oriente del país si sentía que el género influía mucho en las reuniones y percepciones del cliente cuando una mujer era la que establecía una opinión o ejercía un cargo de poder. Anónima, profesional en Comercio Internacional, directora nacional de empresa de zona de libre comercio.

 

Considero que es un tema de perspectiva, si te enfocas en que te cortan las alas, siempre vas a encontrar razones y culpables. Si te enfocas en el objetivo y lograrlo con trabajo, ideas y resultados, nunca nadie va a poder cortarlas. Las alas son tuyas y crecen y se reponen como tu las coloques, las cambies, las repares, las repongas, las reinventes. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

Si. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

Sueños no profesionales

¿Aparte de ese sueño profesional, qué otros sueños tenías? ¿Los realizaste?

Me habría gustado desempeñar un cargo que me permitiera viajar más a nivel internacional. Sin embargo, en nuestro gremio aún queda mucho camino por recorrer para lograr esa internacionalización. Por otro lado, me encuentro muy satisfecha en haber participado en los pocos proyectos desarrollados por la compañía en el exterior. Anónima, profesional en Comercio Internacional, directora nacional de empresa de zona de libre comercio.

 

Tenía algunos sueños materiales y otros más espirituales en los que sigo trabajando. Sigo trabajando en algunos de ellos, igual algunos han cambiado, pero con el paso de los años te vas dando cuenta que el sueño mayor es estar sano, en paz, disfrutando lo que haces, es por eso que ahora pienso que sí podría ser CEO de una organización, si esto se puede hacer en equilibrio con el resto de aspectos de mi vida. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADI).

 

He cumplido mis sueños de viajar y obtener propiedades. Me faltan algunos años para retirarme, y quiero hacerlo viajando con una compañía de consultoría, alimentando mi experiencia y conocimientos día a día. La compañía de consultoría ya la tengo, así que he realizado gran parte de mis sueños. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

Jejeje… Pareciera que en ese momento solo tenía ese, no veía otra cosa. Hoy 20 años después tengo otros sueños que apenas estoy tratando de moldear. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

 

El sueño de tener una familia. Sí tengo un gran esposo y un hermoso bebe. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

Para ser franca yo no he sido una persona con un hilo estructurado sobre lo que quiero hacer, gran parte de mi vida me he dejado llevar (ESO NUNCA SE LE PUEDE DECIR A UN RECLUTADOR). ¿Otros sueños? Uno que sí tenía claro era encontrar una pareja (Super heteronormada), y sí, Santiago ha sido y es un compañero maravilloso. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

Tener una pareja y una familia. CP: ¿Los realizaste? Sí. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead

Desigualdad entre hombres y mujeres

¿Te sentiste/sientes en desigualdad de condiciones cuando compites con hombres en escenarios corporativos?, ¿Por qué?

Si, pero es más por un tema mental mío que por factores externos. Afortunadamente nunca he sido discriminada laboralmente, todo lo contrario, la compañía donde trabajo me ha apoyado siempre y provee las ayudas y beneficios necesarios para que las mujeres podamos acceder a cargos de liderazgo. Sin embargo, a la hora de competir con los hombre yo personalmente me siento en desventaja por la forma como abordo las situaciones. Un ejemplo claro es que en el momento de aplicar a una posición generalmente nosotras las mujeres esperamos a cumplir con el 100% de los requisitos, sin embargo, los hombres inclusive con menos del 50% cumplido se arriesgan y aplican. Ese tipo de comportamientos los tengo y me hacen sentir en desigualdad. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

Yo no me siento en desigualdad. La desigualdad la pone el sistema. Son los directivos que ponen la desigualdad. Si los hombres se desafían entre hombres está bien visto. Si una mujer desafía a un hombre con poder está mal visto. Eso también depende de la posición que uno tenga y el tipo de hombre con poder al que se esté enfrentando una mujer. Yo he tenido jefes hombres maravillosos y otros no. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

 

No. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead. 

 

No, nunca he tenido esa sensación ni prejuicio, me siento en la misma condición y opciones. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

Creo que a pesar de las diferencias genéticas, hombres y mujeres podemos competir abiertamente en lo laboral. De hecho creo que los balances reales se logran cuando hay suficiente fuerza masculina y femenina en cualquier sistema, pues las fortalezas de cada género se suman y equilibran. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

Es curioso, el área profesional en la que me desempeño (Sostenibilidad Empresarial) es regido por mujeres. Sin embargo, en razón del trabajo se está en constante interacción con otras áreas que generalmente están ocupadas por hombres, ellos tienen muchos reparos frente a las cuestiones que aborda la sostenibilidad. En este orden de ideas más que desigualdad lo que he visto es menosprecio, rechazo. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

El gremio en que se manejan mis habilidades es muy pequeño por ser un tema relativamente nuevo en el país, por lo tanto la competencia de géneros es muy equitativa. Anónima, profesional en Comercio Internacional, directora nacional de empresa de zona de libre comercio.

¿Tienes una pareja estable?, ¿Tienes una familia?

Cuestión de prioridades

No tengo familia, nunca fue mi sueño, no quiero hijos. Pero sí tengo una pareja estable que me apoya y me acompaña en mis decisiones. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

Sí. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

No tengo pareja estable ni familia. Sin embargo no ha sido una de mis prioridades. Anónima, profesional en Comercio Internacional, directora nacional de empresa de zona de libre comercio.

 

¡Si! Tengo pareja estable, estamos juntos hace 13 años, tenemos dos hijos: Lucía de 6 años y Cristóbal de 4 años. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

 

Si tengo un gran esposo y un hermoso bebé. Sí, y a pesar de que he crecido laboralmente sigo sintiendo que ahora que soy madre tengo que replantear mis metas laborales para poder dar la atención y espacio a mi hijo. Sí, tengo la suerte de trabajar en una compañía que apoya a las mujeres y nos ayuda para desarrollarnos laboral y personalmente. No creo que sea fácil ser madre y exitosa laboralmente pero sí creo que es totalmente posible. Sigo teniendo metas laborales agresivas, sigo entregando resultados sobresalientes, pero la energía que debo invertir es mucha. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

No. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

Sí. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead.

¿Eres mamá o tuviste el sueño de serlo?, si así es: ¿analizaste qué tanto reñía o riñe tu sueño de llegar a instancias de más poder y responsabilidad en la compañía con el de ser madre? ¿Pensaste alguna vez que ser mamá y conformar una familia te sacaba o te trucaba de alguna manera tu sueño de llegar a instancias de más poder y responsabilidad en la compañía?

Más del 100%

Yo no había considerado la maternidad hasta que me casé. Incluso no la consideré hasta un tiempo después. Como comenté, un punto de quiebre ha estado protagonizado por el nacimiento de mis hijos. Aquí siento una dualidad, porque en cierta medida el ser mamá sí ha hecho que mi vida profesional esté en un segundo plano, que algunas circunstancias sean más complejas (Los viajes, requerimientos de tiempo/ balance entre vida familiar y laboral).Y por otro lado quiero pensar que no es así. Quiero pensar que solo es un elemento más que se debe gestionar. Tengo una anécdota: Estaba trabajando con una empresa consultora de Bogotá, lo hacia desde mi casa, tenía las reuniones por Skype. En una ocasión estaba en una conversación con varias personas ‘conectadas’. Al terminar la reunión mi jefe en Bogotá muy molesto me dijo: “es poco profesional escuchar voces de niños, ¡espero que esto NUNCA vuelva a ocurrir!”. Hace un año estuve en un conversatorio con la Directora de Recursos Humanos de Johnson & Johnson. Ella en su discurso habló que al momento en que fue seleccionada para el cargo se acababa de dar cuenta que estaba embarazada. Pensó que no la iban a contratar, menos que la iban a aceptar con sus condiciones. Con sorpresa, la empresa efectivamente la contrató y aprobó sus condiciones. Ella reflexionaba al respecto, decía que nosotras hemos crecido con miedo. Ese temor nos dice que no podemos hacer muchas cosas, que no seremos aceptadas. Pero que hay que dejar esas inseguridades a un lado. Yo de verdad quiero creerle, pero sigo pensando que ella es la excepción. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

 

Sí, y a pesar de que he crecido laboralmente sigo sintiendo que ahora que soy madre tengo que replantear mis metas laborales para poder dar la atención y espacio a mi hijo.Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

Soy madre de crianza y cuando los ambientes laborales generan un estilo de vida equilibrado no hay inconveniente. Infortunadamente no siempre se tiene como propósito lograr este tipo de espacios de trabajo. Creo que poco a poco hemos ido entendiendo que para ser sostenibles en las organizaciones debemos crear espacios de trabajo que permitan equilibrios entre lo personal y lo laboral. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

No nunca quise tener hijos, pero no considero que eso trunque el camino, tal vez te pone en estructura mental a definir prioridades y tiempos, pero no trunca. Conozco muchas mujeres y hombres en el poder que logran combinar ser papás con su vida profesional. No soy mamá y nunca tuve el sueño de serlo, pero desde mi perspectiva creo que no riñe con tu éxito profesional, solo pone más temas en la mesa para priorizar y decidir tiempos. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

No soy mamá y no creo haber tenido ese sueño. Al principio no lo pensaba, pero después lo entendí. Entendí que dos personas no pueden ser exitosas al mismo tiempo y mucho menos que un hombre dejara su carrera profesional por ir detrás de mis nalgas. Entonces para tener una familia alguien se tiene que sacrificar, y en mi caso yo nunca quise ser la sacrificada. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

Soy mamá. Lo que sentí fue más estrés, pero no que el ser mamá riñera con el sueño de alcanzar más posiciones de poder, afortunadamente tuve una pareja que compartió conmigo la responsabilidad de educar y criar a nuestra hija. Sí sentí que el tener la responsabilidad de hacer parte de una familia y al estar en posiciones de liderazgo y dado mi propio nivel de exigencia, esto puso demasiado estrés en mi cuerpo, así que decidí darle prioridad a mi salud. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead.

En Colombia solo el 17% de las mujeres logran entrar a espacios de juntas directivas, cuyas empresas cotizan en bolsa? ¿Por qué crees que pasa esto?

Ser CEO (Chief Executive Officer)

Hay unos requisitos muy altos para que eso pase y uno de ellos es ser política, cosa que a los hombres se les da “pareciera” por naturaleza. Y sobre todo, parecerse lo que más se pueda a un hombre, a como pudiera actuar un hombre en esas posiciones. La naturaleza de la mujer altamente ejecutiva es desafiante y eso es algo que no gusta mucho. La forma es mucho más importante que el fondo en juntas directivas. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

 

Considero que es un tema que por los movimientos históricos  de los últimos 50 años, la mujer ha salido a trabajar y a educarse y algunas veces algunas mujeres esperan estar listas para asumir una posición. Los hombres por lo general, y su genética, son más arriesgados y no esperan estar listos solo se lanzan. Pero considero que según sigan pasando los años y más pronto que tarde las mujeres lograrán dichas posiciones no por ser mujeres, sino por ser excelentes profesionales. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

Siento que hay un tema cultural, pero más que el machismo en los hombres es ese machismo de nosotras mismas en donde ponemos límites a nuestro desarrollo y tenemos muchos prejuicios sobre ser madres y profesionales exitosas. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

Creo que aún nos falta aprender de los países y las corporaciones que han logrado mayores equilibrios. Se requieren condiciones favorables para lograr tener una presencia más balanceada de mujeres en equipos directivos. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

Muy seguramente con una mejor preparación de cómo ejercer los diferentes roles, esposa, madre, hija, profesional, logrando dedicar tiempo a cada uno y sentir satisfacción por el trabajo realizado en cada área. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead. 

 

Siento que aún no somos tantas, que es más complicado para nosotras acceder a cargos de poder (lo sé, habrán algunas que dicen que no es así). Aún hay ciertas exigencias de roles y estereotipos que juegan en contra nuestra, a nivel personal, y también en la forma como somos percibidas en espacios de poder. Lillyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

¿Crees que las mujeres que logran ser CEO, en general, son exponentes de mujeres como tú? ¿Cómo crees que lograron llegar a esas instancias de poder?

¿Seguridad en sí mismas sin prejuicio?

 Creo que son mujeres con mucha fuerza y determinación, grandes ejemplos profesionales. Imagino que lo lograron con mucha dedicación y trabajo, inclusive dando más allá de su 100% porque están en un mundo en donde las mujeres tenemos que demostrar constantemente nuestras capacidades. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

No sé si sean exponentes de mujeres como yo. Creo son mujeres seguras, con objetivos claros y sin mayores prejuicios. Creo nunca vieron un techo de cristal, y allí sí me identifico con ellas. Considero que cada profesional sin importar su género logra lo que se propone con una estructura clara, objetivos medibles, reales y de impacto. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

Tengo la sensación de que muchas mujeres que ostentan puestos de poder son muy fuertes, tienen un carácter fuerte y que esas cosas son equivalentes a las fortalezas masculinas. En parte podría decir que he adoptado ciertas posturas. Es como una actuación en la que te ves más seria, más contundente. Es agotador sobre todo porque mi personalidad es más abierta, espontánea (eso es casi un pecado). No creo que sea posible generalizar o trazar una línea que pueda describir cómo esas mujeres llegaron a esos espacios. Probablemente existan patrones. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

 

Muy seguramente con una mejor preparación de cómo ejercer los diferentes roles, esposa, madre, hija, profesional, logrando dedicar tiempo a cada uno y sentir satisfacción por el trabajo realizado en cada área. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead.

 

Si, en definitiva son mujeres muy inteligentes. Y lograron llegaron ahí no solo por su inteligencia y estudios (que creo que deben ser muy altos) sino también porque hay algún poder que las ayuda a estar allá. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

¿Crees que existe un techo de cristal?, si así es: ¿qué habría que hacer para abrirles el espacio a las mujeres que desean quebrar el techo de cristal?

Sacrificio

¡¡¡Sí!!! Sí hay un techo de cristal y hay pisos pegajosos. Creo que hasta que no hagamos algo en razón de esos primeros espacios donde se llena de información sobre lo que debemos ser y no ser, donde se estructuran esos miedos o límites, no se romperá. Hay que abrir el abanico de opciones de lo que ser mujer significa, en los que se eduque para la libertad y la solidaridad, que resignifique la masculinidad y el mismo poder. Quebrar esos techos es vital para reconocernos. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

 

Tal vez prepararnos más tempranamente para poder asumir los dos retos a la vez, el ser madres y profesionales sin que haya tanto estrés, aprendiendo a manejar el tiempo más efectivamente, enseñándonos cómo dejar los problemas en el trabajo y no llevarlos a casa para pasar tiempo de calidad con nuestros hijos. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead. 

 

No considero que exista un techo de cristal. Considero existen prejuicios por parte de algunas mujeres que con experiencia y trabajo se deben ir desvaneciendo. Considero que cada profesional sin importar su género logra lo que se propone con una estructura clara, objetivos medibles, reales y de impacto. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

No creo que exista ese techo. Cada vez nos hacemos más sensibles a temas que antes no se mencionaban, como la sostenibilidad, la biodiversidad, la equidad de género… Y entre más conocemos de estos temas, más podemos evidenciar las ventajas. Creo que es más un tema de la conciencia que viene creciendo y que se va a ir reflejando en las estadísticas. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

Sí lo hay y será alcanzado en la medida en que las empresas se transformen con culturas incluyentes, en las que sean válidos todos los tipos de liderazgos. En las juntas directivas será tan posible como los presidentes lo permitan. Es una cuestión de voluntad del EGO. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

 

Aún no lo sé, creo que es importante hablar sobre el tema, crear conciencia y ver casos o ejemplos de aquellas que lo han logrado. Pero también creo que debemos ser realistas y entender que siempre hay sacrificios que se deben hacer para lograr llegar a la cima, la pregunta es ¿hasta donde queremos sacrificar?. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

¡¡¡Sí!!! Sí hay un techo de cristal y hay pisos pegajosos. Y creo que hasta que no hagamos algo en razón de esos primeros espacios donde se llena de información sobre lo que debemos ser y no ser, donde se estructuran esos miedos o límites. Hay que abrir el abanico de opciones de lo que ser mujer significa, en los que se eduque para la libertad y la solidaridad, que resignifique la masculinidad y el mismo poder. Quebrar esos techos es vital para reconocernos. Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

 

Tal vez prepararnos más tempranamente para poder asumir los dos retos a la vez, el ser madres y profesionales sin que haya tanto estrés, aprendiendo a manejar el tiempo más efectivamente, enseñándonos cómo dejar los problemas en el trabajo y no llevarlos a casa para pasar tiempo de calidad con nuestros hijos. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead. 

 

No considero exista un techo de cristal. Considero existen prejuicios por parte de algunas mujeres que con experiencia y trabajo se deben ir desvaneciendo. Considero que cada profesional sin importar su género logra lo que se propone con una estructura clara, objetivos medibles, reales y de impacto. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

No creo que exista ese techo. Cada vez nos hacemos más sensibles a temas que antes no se mencionaban, como la sostenibilidad, la biodiversidad, la equidad de género… Y entre más conocemos de estos temas, más podemos evidenciar las ventajas. Creo que es más un tema de la conciencia que viene creciendo y que se va a ir reflejando en las estadísticas. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

Sí lo hay y será alcanzado en la medida en que las empresas se transformen con culturas incluyentes, en las que sean válidos todos los tipos de liderazgos. En las juntas directivas será tan posible como los presidentes lo permitan. Es una cuestión de voluntad del EGO. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

 

Aún no lo sé, creo que es importante hablar sobre el tema, crear conciencia y ver casos o ejemplos de aquellas que lo han logrado. Pero también creo que debemos ser realistas y entender que siempre hay sacrificios que se deben hacer para lograr llegar a la cima, la pregunta es ¿hasta donde queremos sacrificar?. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

¿Crees que hay razones de abuso de poder por parte de los hombres poderosos para que no pudieras llegar?

La influencia masculina

No considero que hay razones de abuso de poder por parte de los hombres. Igual el abuso de poder se puede presentar en mujeres, insisto, esto no es un tema de género en mi opinión. Gloria Morales, profesional en comercio internacional, directora Supply Chain S&GM.

 

No, nunca he sentido abuso de poder de parte de los hombres con los que he trabajado. Claudia Marcela León G, contadora pública, Senior Director Demand Planning.

 

No en mi caso. La empresa dio todo el soporte que necesitaba para llegar hasta donde llegué y sé que estaban dispuestos para seguir apoyándome, para llegar hasta donde mi potencial lo permitiera, fue una decisión personal el no querer seguir asumiendo posiciones más elevadas. Magda Yanet Potes Castro, ingeniera industrial, LATAM regional supply chain lead. 

 

En mi caso particular no ha sido una barrera. Es alrededor de decisiones propias y de equilibrio en mi vida que he ido decidiendo por dónde seguir y en dónde parar. Esa, creo yo, es una clave importante para quienes quieren crecer en las organizaciones. Cuando hablamos de gente adulta con todas sus capacidades solo hay abuso donde permitimos que suceda. Es por eso que siempre al hablar con los profesionales les digo que debemos mantener un equilibrio financiero, que nos permita no comprometer nuestra ética. Asimismo, poder decidir siempre dónde queremos seguir creciendo o cuándo parar en medio de un ambiente que no nos genere crecimiento y bienestar. Lina Maria Aguirre Montoya, ingeniera química, directora Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Desarrollo Sostenible y Ecología Industrial (ADSEI).

 

En mi historia laboral sentí dos veces el abuso de poder, tanto en multinacionales como en la industria nacional. Las empresas privadas no distan mucho de las públicas, se necesita un sponsor de mucho poder para que no te pase nada y para que llegues lejos si eres buena y si así lo quiere el sistema. Claudia Fernanda Salinas Plaza, ingeniera mecánica, directora de Abastecimiento.

 

No ha sido muy claro para mi. Me he sentido amenazada por hombres poderosos, ¡la respuesta es si! Es más, la última experiencia fue hace un año. Pensaría que los sistemas de ejercicio de poder son generalizados. Me explico, toca a hombres como a mujeres. Sí podría decir que tiene diferentes características cuando ese ejercicio se da en hombres o en mujeres. En todo caso es sumamente VIOLENTO. Es muy común ver en Cali que algunos cargos estén cruzados por un sistema de influencias basadas en apellidos.  Lilyana Mejía Gutiérrez, abogada, consultora Sostenibilidad Empresarial.

Metodología

Mujeres en la Bolsa de Valores es una iniciativa de Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) en alianza con Datasketch, Cuestión Pública, La Nación, El Faro, Plaza Pública, Wayka, Semanario Universidad, Managua Furiosa, Los Tiempos, Metro Libre, La Diaria, El Surtidor, El Desconcierto y El País, que busca visibilizar la presencia del género femenino en los espacios de la iniciativa privada.

En este segundo año del proyecto, se han usado los datos que publican las empresas que cotizan en las bolsas de valores de América Latina y España sobre sus consejos de administración.

Visita el proyecto internacional haciendo clic aquí

Para el caso de Colombia se revisó el conjunto de empresas y los datos de las juntas directivas provienen de la Superintendencia Financiera de Colombia (SIMEV), autoridad financiera de ese país, ya que el listado de la Bolsa de Valores de Colombia se detectaron imprecisiones y datos faltantes. Se utilizó un scraper para automatizar la obtención del listado de empresas de la SIMEV y sus juntas directivas, filtrando por Tipo de Agente para obtener solamente las empresas de la categoría Emisores de Valores en 2020.

(*) La extracción de los nombres de los consejos administrativos fueron categorizados por  género según (f) mujer, (m) hombre.

Datos abiertos

➤Si quieres acceder a los datos completos, puedes descargarlos aquí.

Aquí puedes acceder al repositorio con el código de los scrapers.

➤Si quieres entender más sobre los datos, tienes comentarios o interés en replicar el proyecto, puedes escribir a contacte@mujeresenlabolsa.org.

Sin ti, no hay periodismo independiente.
Defiende el periodismo en el que crees con tu abono.

Hazte gestor de
Cuestión Pública aquí