Punto 1: «Las interceptaciones ilegales a mi teléfono»

(17/05/2024)

Pero antes, doctor Uribe, me presento: soy La Correctora de Datos. Fui contratada con cierta urgencia para evitarle problemas de aspectos —como digo yo— datatipográficos. O sea, de precisión de los datos. Como lleva más de veinte de estos mensajes publicados, pues no hay tiempo que perder. Comencemos.

Publicación de Álvaro Uribe 14/04/2024

[1]

En la primera frase, doctor, usted dice: “Las interceptaciones ilegales a mi teléfono”. Una simple búsqueda en Google le arroja los artículos de prensa en los que cuentan que el 26 de enero de este año, 2024, la Corte Suprema rechazó la tutela —interpuesta por el abogado Diego Cadena el pasado 7 de noviembre de 2023— porque tanto las interceptaciones al abogado Diego Cadena, como las que se hicieron en su caso fueron avaladas previamente por orden judicial. Lo anterior lo retomo de Infobae.

Note, doctor, que citaron claramente el proceso de la Corte que lo investigaba a usted, el No. 52.240, lo que significa que ahí no hay interceptaciones ilegales.

Le cito la providencia judicial, doctor: «De otra parte, en relación con la violación directa a la Constitución y el defecto sustantivo, debe señalarse la Constitución, pues (i) estuvo respaldada mediante una orden judicial debidamente proferida con el lleno de las formalidades por una autoridad competente, esto es, por la Corte Suprema de Justicia en el marco del proceso No. 52.240 (ii) Para la fecha en que se presentaron las interceptaciones, como lo señaló el Tribunal en respuesta a esta demanda, el actor no fungía como abogado defensor del señor Álvaro Uribe Vélez —se refiere a Diego Cadena, doctor— razón por la cual, a diferencia de lo indicado en la solicitud de tutela, no se ha presentado una infracción constitucional a la guarda del secreto profesional».

Por tanto, dice el acta No. 208, «al no evidenciarse un error irrazonable, desproporcionado o arbitrario, debe negarse la acción de tutela». La misma que un año después queda en firme.

Note, doctor, que citaron claramente el proceso de la Corte que lo investigaba a usted, el No. 52.240, lo que significa que ahí no hay interceptaciones ilegales.

Es muy fácil, doctor. Le sugiero, en mi humilde opinión, que se abstenga de usar la palabra «ilegal» después de hablar de las interceptaciones. Por lo menos, hasta que un juez diga lo contrario.

[2]

«El magistrado ponente, Dr Barceló, ordenó interceptar al parlamentario Nilton Córdoba. Pero, pasaron mi teléfono. El operador comunicó que era mi voz y le dijeron “SIGA”».

Entiendo, doctor, que en la frase anterior intenta contar la historia de cómo sucedió la interceptación. Lo primero que tendría por decirle es que oscurece más que aclara, porque se revela —doctor— que usted tiene información que es o debió ser reservada. Lo que pone en riesgo a sus fuentes, entre otras cosas complejas. Por ejemplo: ¿Quién pasó su teléfono?, ¿cómo sabe que el operador identificó su voz y le dijeron —¿quién?— que siguiera. ¿Cómo es que tiene información de las salas de interceptaciones de la Fiscalía?

Usted es un expresidente, excongresista, exgobernador, piense en el costo reputacional de pasar a ser un investigado en juicio a ser, de paso, un promotor de fake news.

Le sugiero que si esa versión proviene de fuentes no oficiales, difíciles de comprobar, lo mejor sea no referirse a esto, porque podría ser peor. Si proviene de un documento oficial, entonces lo mejor será citar con calma y lo más claro posible. Usted es expresidente, excongresista y exgobernador. Piense en el costo reputacional de ser un imputado ahora en juicio, y sumarle, entonces, la idea de que también es promotor de fake news. Es demasiado.

[3]

“Con esto el error se convierte en dolo”. Doctor, una recomendación con base en esta frase. El concepto de la palabra «dolo» implica que un delito es o ha sido concebido previamente aún sabiendo el daño que podría causar. Lo primero, esto lo determina un juez. Segundo, las interceptaciones son legales, de acuerdo con la Corte Suprema. ¿Sabe qué me preocupa desde este primer punto? Que usted quede como si usted fuera su propio juez. Y no, doctor. Usted no es una persona autoritaria. ¿Cierto?

[4]

«Me desconectaron cuando llevaban 32 días de interceptación». Doctor, Uribe. Me va a disculpar pero esto suena a que lo desconectaron cuando estaba en estado de coma. Le sugiero aclarar: «Desconectaron mi línea de teléfono…»

[5]

«No ha habido avance judicial contra este atropello». ¡Alerta de fake news! Por favor leer la corrección del primer punto. No obstante, doctor, si hay algún otro proceso judicial detenido pues es mejor que lo cite con más precisión, porque la tutela falló en contra. Y, finalmente, «no avanzan acciones judiciales contra los magistrados que ordenaron seguir la interceptación cuando les comunicaron el error». Entienda ¡por favor! Las interceptaciones fueron declaradas por la Corte Suprema como legales.

No siendo más, doctor, lo invito a seguir las anotaciones y sugerencias de lo que usted nombra en redes sociales como «Serie de pruebas del montaje».

Publicada a las 08:30 am