domingo, junio 26, 2022

covid

La ciencia que sí dominan los propagadores del dióxido de cloro

Al seguir cómo y quiénes distribuyeron miles de mensajes, citando hallazgos de ensayos clínicos que pretendían probar el poder curativo del dióxido de cloro, devela cómo la Coalición Mundial por la Salud y la Vida ha perfeccionado su efectivo método desinformador.

Cómo la desinformación sobre Covid-19 infectó a América Latina

Afirmaciones falsas sobre las vacunas fueron recurrentes durante la pandemia en los países de la región.

En virus revuelto, ganancia de charlatanes

Desde que empezó la pandemia, se intensificó la propaganda digital y el lobby político en favor del dióxido de cloro como cura del Covid-19 y de otros males. Detrás están un alquimista alemán, dos suizos, sus volátiles empresas y una pléyade de seguidores que dicen estar por la salud y la vida, sin reparar en las víctimas que dejan. Junto con el químico milagroso, venden los aparatos que lo producen, libros, diplomados, videos, congresos y hasta conciertos.

Los candidatos que desinforman sobre las vacunas en Colombia

Rastreamos los partidos cuyos avales dieron vida política a candidatos que promueven desinformación sobre la pandemia como Esteban Ramírez. También identificamos a congresistas que han propiciado información imprecisa sobre la vacunación. Estamos hablando del Partido Conservador y Colombia Justa Libres. Investigación de Cuestión Pública y el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP) en la colaboración periodística transfronteriza Mentiras Contagiosas, que reúne a diez medios latinoamericanos.

La capital al borde del colapso hospitalario

Cuestión Pública puso bajo la lupa la estrategia de lucha de la Alcaldía de Bogotá contra la pandemia y los hallazgos hasta ahora no son alentadores; las asociaciones médicas reprueban las medidas; la mayoría de pacientes COVID muere sin pasar por una UCI y la pelota se la pasan entre las EPS y la Alcaldía. Mientras tanto, son las personas de bajos ingresos y los/las más viejos/jas quienes sufren las limitaciones de un sistema de salud que está al borde del colapso.

Los pacientes COVID- 19 que no importan en Colombia

El Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Salud no tienen monitoreada a las 111.578 personas privadas de la libertad y tampoco están dentro de sus estadísticas. Las dos entidades encargadas de esta misión, el Inpec y la Uspec, responden con información que no es técnica.