En la Reserva Forestal El Palomar, un “bosque seco tropical” del municipio de Piojó, Atlántico, reinan, en teoría, los pumas y los ocelotes en cinco predios rurales del senador Antonio José Correa Jiménez. Fuera del límite sur del área protegida también tuvo lotes su amigo: el “Gatico”, Jorge Luis Alfonso López, el hijo mayor de alias La Gata, Enilce López, hasta 2011, cuando la Fiscalía le abrió una investigación por lavado de dólares, y por el asesinato de un periodista. Para cuando “El Gatico” fue capturado, en agosto de 2012, los dos predios ya estaban a nombre del senador Antonio José Correa Jiménez.

De las 772 hectáreas que tiene la Reserva El Palomar, el senador Correa Jiménez concentra el 9.6% de hectáreas. Con un problema, las tierras que el senador adquirió el 4 de mayo de 2009, por lo menos cuatro, podrían ser baldíos de la Nación, porque vienen de una figura llamada “Falsa Tradición”.

Tras la declaratoria de la Reserva El Palomar en 2013,  la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) planea comprar los 19 predios privados que estén dentro de la Reserva, incluidos los del senador Correa.

De Magangué a Bogotá

El senador Correa fue Secretario de Salud de Alfonso López, en 2003, cuando éste fue alcalde de Magangué y posteriormente destituido e inhabilitado por la Procuraduría, por no declararse impedido para celebrar contratos con de las empresas de chance  y apuestas, de su mamá, “La Gata”.

Antes de que “El Gatico”, su antiguo jefe, entrara a la cárcel, Correa se posesionó en el Senado, en 2010. Su primer trabajo de largo aliento en el Congreso fue para “promover la oferta de suelo urbanizable” y “el acceso a la vivienda”. Su ponencia, presentada el 20 de mayo de 2011 ante la Plenaria del Senado, incluía una excepción para “variar la delimitación y/o reglamentación de las áreas de protección y conservación”, si se trata de “Macroproyectos” para vivienda de interés social.

La excepción quedó consignada, en el mismo texto, en la Ley 1469 de 2011, también llamada Ley Marco de la Vivienda de Interés Social, para la política de este gobierno al respecto.

Luego de la promulgación de la Ley, los predios en una reserva como El Palomar, que se compró a precio de bosque, podrían albergar un megaproyecto de vivienda y venderse por metro cuadrado o cúbico, porque una ventana quedó abierta para hacerlo, como consta en el artículo 8 de la ley 1469: “Concertación con la Corporación Autónoma regional o autoridad ambiental competente, en los casos que se requiera variar la delimitación y/o reglamentación de las áreas de protección y conservación de los recursos naturales prevista en el Plan de Ordenamiento Territorial”.

Además, el congresista debió declararse impedido en ese entonces, porque, aunque la Reserva Forestal no se había declarado, los predios que compró sí estaban dentro de El Palomar, una de las 14 potenciales áreas protegidas de la CRA, proyectadas desde 2006, según consta en un documento de la misma Corporación Autónoma.

A su antiguo jefe, Jorge Luis Alfonso López, el senador Correa le compró 32 hectáreas, por 120 millones de pesos. Es decir, que el senador pagó por hectárea un precio de 3.7 millones de pesos, en promedio. Mientras que a los antiguos poseedores, que vendieron sobre falsas tradiciones, les compró a 628 mil pesos la hectárea, en promedio.

En total, el senador adquirió nueve predios en Piojó, entre 2009 y 2011. Dos de los nueve lotes se los compró, al menos en el papel, a su amigo Alfonso López.

La biodiversidad que hay en El Palomar fue declarada Reserva Forestal mediante el acuerdo 00019 de 2013 por la CRA, bajo la dirección de Alberto Escolar, quien continúa siendo el director.

La iniciativa se plasmó siete años atrás en la CRA, en 2006, cuando comenzó la idea de volver El Palomar un lugar ambientalmente protegido. Primero se conformaron las “14 áreas de influencia” y luego se firmó el convenio 024 de 2010, que dio paso al “establecimiento de un área protegida regional en el municipio de Piojó, en el Atlántico”. Un paso previo a la declaratoria de Reserva Forestal.

La reserva donde están algunos de los predios de “falsa tradición” del senador y sus vecinos es cofinanciada por The Nature Conservancy, el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez, y la Fundación Ecosistemas Secos, en alianza con la CRA. La Reserva Forestal es hábitat para las 183 especies animales y 246 especies de flora del Bosque Seco Tropical, cuyos espacios se agotan en Colombia.

El director de la CRA le dijo a Cuestión Pública que desconocía el hecho de que un senador tuviera predios en la Reserva Forestal El Palomar.

“Falsa Tradición

Las matrículas inmobiliarias 045-52590, 045-46223, 045-50973 y la 045-2456 muestran que el senador Correa llegó a la adquisición de esas tierras como poseedor de una “Falsa Tradición”, es decir, que no tiene pleno dominio sobre el lote, porque “es probable que la naturaleza jurídica del predio sea de un baldío”, dijo una fuente experta de la Superintendencia de Notariado y Registro.

En otro lote, que está dentro de la reserva, el senador Correa es comprador de derechos y acciones con “Falsa Tradición”. Y en otros dos restantes, los adquirió a través de compraventa, es decir, con dominio de propietario completo sobre el predio. Pero el experto de la Superintendencia dice que “es necesario analizar las escrituras para ratificar que se trata de un predio con propiedad privada debidamente registrada”.

No hay una sola anotación en las matrículas inmobiliarias que indique que cinco de los predios comprados por el senador hacen parte de una Reserva Forestal. Solo cuando se revisó en el Geoportal del Instituto Agustín Codazzi se supo que los cinco predios estaban dentro de El Palomar.

El senador Correa se declaró sorprendido cuando Cuestión Pública le preguntó, en La W Radio, sobre la presunta posibilidad de ser dueño de baldíos de la Nación. Respondió que los tenía hipotecados al banco BBVA, respaldando un crédito y aseguró también que la compra fue legítima.

Casi todos los títulos de “falsa tradición” del senador están dentro de la Reserva El Palomar, camino a convertirse en Reserva Regional. Escolar, el director de la CRA, aseguró a Cuestión Pública que frente a la reserva “empiezan unos mecanismos de plan de manejo y, paralelamente, se avanza en el proceso de adquisición de [19] predios”.

El director de la autoridad ambiental negó cualquier favorecimiento o contacto personal con el senador Correa. Dijo que “los procesos no son subjetivos ni voluntarios”, por lo que habría que “hacer avalúos por parte de las lonjas debidamente acreditadas”, para garantizar la transparencia de la transacción.

Consultado el ex ministro de Ambiente Julio Carrizosa, le llamó la atención que la Corporación esté comprando predios. La Corporación Autónoma del Atlántico, posiblemente, tiene en su lista de compras los predios del senador Correa, pero Escolar podría enfrentar al dilema de comprar títulos de “falsa tradición” que podrían ser de la Nación.

*Esta investigación se logró gracias a la colaboración del equipo de Datasketch www.datasketch.co/es

¿Quiéres contarnos una historia? Te mostramos la forma segura y confidencial de hacerlo Ver Más