Saludcoop, dinero

y amor

A la ministra del Interior Nancy Patricia
Gutiérrez y su esposo Miguel Rueda no
solo los une un matrimonio. También los
negocios y su cercanía con Saludcoop y Carlos
Palacino, el expresidente de la EPS, inhabilitado
por 18 años por la Procuraduría en el año 2012.

(08/09/2019)

El esposo de la ministra, Miguel Rueda, trabajó desde 2002 para Saludcoop, Entidad Promotora de Salud (EPS) que comandaba Carlos Gustavo Palacino. No solo fue un empleado. Ha sido accionista y pieza clave en el entramado de los negocios de la salud de Palacino, según arrojó esta investigación de Cuestión Pública. De acuerdo con la declaración de la excontralora Sandra Morelli ante la Corte Suprema de Justicia, en 2009, la entonces senadora Nancy Patricia Gutiérrez cruzaba correos con el presidente de esa EPS para presuntamente actuar en su favor en la reforma a la salud que cursaba en el Congreso.

➤Lee la primera entrega de esta investigación: «Una ministra con sangre de empresaria»

El 2009 fue importante para la pareja. A partir de ese año vivieron juntos, según le dijo la familia Rueda Gutiérrez a la Corte Suprema en abril de 2012, ante la solicitud de un permiso de salida de la prisión domiciliaria que tenía por la investigación de tráfico de influencias por usar información del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), en un debate político en el Congreso contra Piedad Córdoba que buscaba vincularla con las Farc, según la Revista Semana. Gutiérrez fue absuelta en junio de 2012.

Ministra Nancy Patricia Gutiérrez y su esposo Miguel Rueda en la boda de la hija del exprocuraduro Alejandro Ordóñez.
Ministra Nancy Patricia Gutiérrez y su esposo Miguel Rueda en la boda de la hija del exprocuraduror Alejandro Ordóñez.

Pese a que Gutiérrez estaba en prisión domiciliaria, fue un buen año para el amor, la salud y el dinero, porque despegaron tres sociedades claves en el conglomerado de lo que después sería formalmente la familia Rueda Gutiérrez.

Desde febrero de 2009, Rueda es accionista de Principia Médica SAS. Una compañía que en 2019 reportó ingresos por $3.092 millones.

La ministra del Interior aparecía en Principia como subgerente hasta nuestra publicación del 9 de julio de 2019, cuyo nombre desapareció de los registros tras la revelación. La ministra adujo a Caracol Radio radio que sí había renunciado a esa empresa antes de entrar al gobierno, en julio de 2018, pero que no consideró necesario registrar su dimisión en la Cámara de Comercio de Bogotá.

Curiosamente, la renuncia está hecha en papelería con el nombre que la empresa tuvo antes de Principia Médica entre 2008 y 2009, “Inversiones DJM S.A.”, cuando se suponía que aún no tenía nada que ver ni con Rueda, ni con Gutiérrez. ¿Por qué la ministra del Interior mostró un documento de renuncia con una papelería de una sociedad cuyo nombre no existe más al menos con ese NIT y menos los socios de “Inversiones DJM”? Porque desde 2013, Principia solo quedó con un accionista y es el esposo de la ministra.

Para el 2017, año en el que la ministra era subgerente de Principia Médica, su patrimonio personal declarado ante la DIAN llegó a $1.528 millones.

Cuestión Pública encontró que desde ese mismo febrero de 2009, Rueda es accionista de la IPS Clínica Neurológica SAS, de la cual posee el 80 % de participación desde 2011 (En 2009 tenía el 63%). La empresa cuenta con un patrimonio de $1.406 millones. No fue la primera clínica neurológica en la que figuró. 

Antes de ser director del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) y viceministro de Salud de Pastrana, Miguel Rueda fue accionista del Centro de Especialidades Neorológicas, junto con su exesposa María del Pilar Rocha, a través de la empresa Rueda y Rocha Cía.

Miguel Rueda en un evento de Hemolife
Miguel Rueda en un evento de Hemolife

Luego, en septiembre de 2009, Carlos Sepúlveda, la mano derecha de Rueda y Gutiérrez en los negocios de la salud, fundó el banco de sangre Hemolife, que reportó ingresos por 18 mil millones en el formulario de renovación de sociedades del año 2019, ante la Cámara de Comercio de Bogotá.

Hemolife se dedica a fines no lucrativos, entre ellos la donación de sangre y la comercialización de glóbulos rojos, los glóbulos rojos filtrados, irradiados, las plaquetas, el plasma fresco y congelado. Según Caracol Radio, el neurólogo Rueda “ha dedicado su vida y sus conocimientos a impulsar Hemolife” y lo ha llevado a ser el segundo banco de tejidos como la sangre más grande del país. Miguel Rueda ha sido miembro del consejo de fundadores, la ministra lo fue desde 2012 hasta pocos días antes de entrar al gobierno del presidente Iván Duque.

También el hermano y la madre de la ministra Gutiérrez, Pedro y doña Athala Castañeda de Gutiérrez han figurado como invitados, entre otros, en los documentos del consejo de fundadores. Acompañados por la hermana y la hija de Miguel Rueda, Patricia Rueda y María Alejandra Rueda Rocha, respectivamente. Parece tratarse de una fundación de carácter familiar.

Esos en apariencia han sido los negocios del matrimonio. Pero esos negocios han ido de la mano de Saludcoop.

Del Viceministerio a Saludcoop

El exviceministro de Salud Miguel Germán Rueda, hermano de la opinadora de la W Radio y excongresista María Isabel Rueda, empezó una relación con la cuestionada EPS sin haber pasado ni siquiera un año de su salida del gobierno de Andrés Pastrana. En abril de 2002, pasó a dirigir la farmacéutica Pharma 100 S.A., cuyos accionistas eran Saludcoop, Cafesalud, Cruz Blanca, Esimed y Bioimagen. 

Al igual que Nancy Patricia Gutiérrez, que solo registró su renuncia de Principia Médica en la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) tras nuestra publicación, su esposo solo oficializó su salida de la gerencia de Pharma 100 S.A. mediante carta ante la CCB en 2011. “Pese a que desde aproximadamente el año 2007 no ejerzo dicho cargo”, según dijo él mismo en la renuncia

En 2009 Innova Medical SAS —otra empresa— tenía como socios al neurólogo Rueda (30%), Saludcoop (65%) y IAC Acción y Progresso (5 ). Mientras el esposo de la ministra era gerente general, en la junta directiva y como miembro principal estaba la sobrina de Palacino, Laura Ospina Palacino.

Rueda ascendió de manera audaz en la EPS. Dirigió otras tres sociedades del grupo Saludcoop: en la Cooperativa Epsifarma y Epsifarma S.A fue gerente; en el Institución Auxiliar de Cooperativismo Epsifarma, representante legal; en Pharma 100 y las sociedades Epsifarma se encargó de la provisión de medicamentos al grupo Saludcoop. 

En 2012, la Procuraduría sancionó con una multa a Carlos Palacino, entonces presidente de esta EPS y lo inhabilitó por 18 años para ejercer función pública o contratar con el Estado por adecuar “su comportamiento a los tipos penales de estafa e incremento patrimonial de Saludcoop a favor de terceros”, según el comunicado de la entidad. En su investigación, el Ministerio Público encontró que hubo notas de crédito sospechosas por $61 mil millones de Epsifarma a Saludcoop e incrementos en los medicamentos, además de un manejo indebido de recursos públicos en el caso. 

En materia penal, el 21 de agosto del 2019, el Tribunal Superior de Bogotá dejó en libertad a Palacino por vencimientos de términos, después de que la Fiscalía ordenara medida de aseguramiento en la cárcel La Picota en marzo de 2018, como posible responsable del delito de peculado por apropiación en favor de terceros, por presuntamente haber “desviado los recursos parafiscales de la administradora Saludcoop EPS para incrementar el patrimonio de la empresa en inversiones nacionales y extranjeras”, según comunicado del ente investigador.

Rueda, no era una ficha cualquiera en el entramado del depuesto presidente de la que fue la EPS más grande del país, Carlos Palacino. Cuando recién estalló el escándalo, según el diario El Tiempo, en 2011, una cooperativa del grupo Saludcoop le iba a prestar $1.000 millones a Rueda Serbausek para que comprara una clínica en Santander, que el grupo no podía poseer directamente por las reglas de la integración vertical. Estas son un límite legal para que las EPS solo subcontraten cierta fracción de sus servicios con sus propias clínicas y proveedores. La maniobra de Rueda, al parecer, no se habría culminado.

Pero lo que sí permitió concluir es que Rueda tuvo vínculos directos con el grupo Saludcoop entre 2002 y, al menos, hasta el 2011, año de su renuncia protocolaria en Pharma 100 S.A. y en el que el diario El Tiempo lo vinculaba todavía con la Cooperativa Epsifarma, en la publicación que denunció el préstamo que recibiría para comprar la clínica en Santander. Quizá por eso no resultaban extraños los correos entre Nancy Patricia Gutiérrez y Palacino, denunciados por la excontralora Sandra Morelli. Pero esta investigación no avanzó en la Corte Suprema. 

Rueda y Palacino, tan lejos y tan cerca

En el año de su fundación (2009), Innova Medical SAS otra empresa tenía como socios al neurólogo Rueda (30%), Saludcoop (65%) y IAC Acción y Progresso (5 ). Mientras el esposo de la ministra era gerente general, en la junta directiva y como miembro principal estaba la sobrina de Palacino, Laura Ospina Palacino. 

En el ramillete de empresas, Cuestión Pública encontró que esta última firma, Acción y Progresso, socia de Miguel Rueda en Innova, tiene inversiones en varias empresas que alguna vez agrupó SaludCoop, junto con Villa Valeria Country Club S.A., la misma del cuestionado y lujoso resort de Palacino en Restrepo, Meta. Además, tiene “inversiones” en Heon Health On line, empresa que manejó el servicio de software informáticos de Saludcoop y que tenía como encargado al hermano de Palacino, Edgar Palacino Antía. Entre otras.

Coincidencia o no, Innova Medical SAS tenía registrada en la Cámara de Comercio de Bogotá la misma dirección de las firmas nacidas de la pareja  Rueda y la ministra Gutiérrez: Principia Médica y Hemolife: la Carrera 13 # 93 – 68 Oficina 304 en Bogotá. También referenciaban en sus documentos comerciales a la misma familia de contadores, los Yate.

Aurelio Suárez: “Es muy contradictorio que haya personas que arranquen a hacer fortunas muy grandes con un sistema de salud que es desastroso. Pero a la vez hay que mirar si esas fortunas se han hecho, como ya lo demostró la publicación anterior de Cuestión Pública, con conflictos de intereses, con posiciones dominantes, con información privilegiada, con entronques de poder”.  

Pero las coincidencias entre las empresas de Saludcoop y las inversiones de Rueda no terminan ahí. Cuestión Pública encontró que el médico Alfonso Valencia, el administrador de la agencia de Innova Medical en Tuluá, ante la Cámara de Comercio de esta ciudad y que ha sido decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Libre de Cali (2013), tenía un correo electrónico de Principia Médica: avalencia@principiamedica.com.co

Villa Valeria Country Club. Crédito: Cristian YERMANOS. Foursquare.
Villa Valeria Country Club. Crédito: Cristian YERMANOS. Foursquare.

Y en los negocios más recientes tampoco se han desligado de Saludcoop, como contó este medio. Las ventas del banco de sangre Hemolife dependían en gran parte de la EPS intervenida. Para 2014 y 2015 “el rubro que más pesó en la caída de los excedentes [de Hemolife], fue el castigo de la cartera provisionada por $1.835.828.358, representada principalmente en Saludcoop por $1.708.163.245”, según consta en el acta 22 de 2016 de Hemolife, que registra el balance del año anterior. “Para el año 2016 la gerencia se ha propuesto a trabajar en temas puntuales como: recuperación de la cartera de Saludcoop; en la medida de lo posible, reemplazo de las ventas de Saludcoop”, agregaba el informe.

Sobre el paralelo entre el crecimiento del patrimonio de los Rueda Gutiérrez y la crisis de la salud, consultamos al analista Aurelio Suárez. “Todo el mundo tiene derecho a hacer negocios, a prosperar en esta economía actual de mercado. De eso no puede haber ninguna objeción. Lo que sí resulta contradictorio es que aparezcan fortunas alrededor del sistema de salud, cuando este es cada vez más desastroso. Con unos ganadores muy particulares y el resto de la sociedad asumiendo los costos”, dijo Suárez.

Y agregó: “Es muy contradictorio que haya personas que arranquen a hacer fortunas muy grandes con un sistema de salud que es desastroso. Pero a la vez hay que mirar si esas fortunas se han hecho, como ya lo demostró la publicación anterior de Cuestión Pública, con conflictos de intereses, con posiciones dominantes, con información privilegiada, con entronques de poder”. 

De Saludcoop a Medimás

Aquí asoma otra coincidencia entre Rueda y los herederos de Saludcoop. Hemolife y la Clínica Neurológica han figurado en distintos documentos con la misma dirección del hospital de un directivo de la EPS Medimás, Jorge Gómez Cusnir. Se trata del Hospital Infantil Universitario de San José en Bogotá, que además es proveedor de Medimás: la Carrera 52 #67a-71. Las firmas de Miguel Rueda y el Hospital San José no solo comparten la dirección, sino también negocios. Cuestión Pública confirmó que Hemolife ha sido proveedora de componentes sanguíneos del hospital, de acuerdo a un documento de proceso sancionatorio del Invima contra la institución médica y a una imagen dentro de la sección ‘Nuestros clientes’ en la página web del banco de sangre de Rueda.

En febrero de 2019, la Procuraduría le formuló cargos a Gómez Cusnir por presunta violación al régimen de incompatibilidades del sector salud cuando gerenciaba el Hospital Infantil Universitario de San José, porque mientras participaba en la junta directiva de Medimás, dicha EPS contrató con el hospital Infantil que él gerenciaba. Un ejemplo del “yo con yo”.

Rueda Serbausek en el ojo de la Contraloría

A pesar de que el exviceministro de Salud Miguel Rueda salió ileso del escándalo de Saludcoop, hay pistas que los investigadores del caso parecen haber ignorado. Cuestión Pública encontró los cuestionamientos de la Contraloría del Valle del Cauca respecto a dos contratos que la Unión Temporal INNOVA – Corporación – IPS – Cruz Blanca celebró en 2010, cuando Rueda era su representante legal según el ente de control, con el Hospital Departamental Tomás Uribe Uribe de Tuluá. El objeto del primer contrato era la “concesión del servicio de Cuidados Intensivos (UCI) del adulto”. El del segundo era “concesión del servicio de tomografía axial computarizada – radiología convencional y ecografía no obstetricia”. Ambos contratos tuvieron la misma fecha, el 27 de enero de 2010.

La Contraloría no encontró las actas con las deliberaciones de la junta directiva del hospital para autorizar la firma del segundo contrato, ni encontró autorización expresa para el primero. Tampoco aparecieron los «análisis económicos y de costos» previos a darle el negocio a Rueda, ni el valor estimado de los contratos. “A la contratación celebrada se le detectaron algunos aspectos irregulares el cual (sic) se consideran como supuestos hallazgos administrativos con alcance disciplinarios”, aseguró la Contraloría del Valle en la auditoría del año 2010 (publicada en 2011) al hospital público.

En abril de 2013, la Procuraduría le abrió investigación por posibles irregularidades en la entrega del segundo contrato al gerente del hospital de la época, Martín Alonso Cuéllar Lozano. En particular, Cuéllar “habría violado el deber de selección objetiva establecido en la ley al contratar directamente la concesión”. Agregó la Procuraduría que “al parecer, Cuéllar suscribió y permitió la ejecución del cuestionado contrato sin autorización de la junta directiva del Hospital, sin supervisión, sin actas de inicio y sin contar con los estudios”. Además,“al parecer, las pólizas de cumplimiento no habrían sido firmadas por el tomador y aparecen con una vigencia de expedición de 7 meses y trece días después del perfeccionamiento del contrato”. En otro caso, en agosto de 2013 la Procuraduría le formuló pliego de cargos a Cuéllar por posibles irregularidades en contratación.

El caso anterior con el Hospital Departamental Tomás Uribe Uribe de Tuluá no significó un obstáculo para que el mismo centro de salud le diera en enero de 2018 un contrato por $70 millones a la Fundación Hemolife, que firmó Patricia Rueda, hermana del Miguel Rueda y cuñada de la ministra del Interior, para la “prestación de servicios de laboratorio clínico para el procesamiento, depósito y suministro de sangre y/o hemocomponentes”.


A pesar de que le enviamos múltiples correos electrónicos y un derecho de petición desde hace un mes y tres semanas, el doctor Miguel Rueda nunca respondió nuestras preguntas.

Esta historia continuará…

Créditos: Sitio web Hemolife

Financia nuestro periodismo independiente.

¡Apóyanos!

Abónate a Cuestión Pública

¿Quieres contarnos una historia? Te mostramos la forma segura y confidencial de hacerlo Ver Más