sábado, mayo 15, 2021

esmad

El último baile de Lucas Villa

El Hospital San Jorge de Pereira confirmó el fallecimiento de Lucas Villa, líder estudiantil que le había apostado al diálogo y a la manifestación pacífica a través del baile en medio del Paro Nacional. Lucas fue baleado durante una protesta el 5 de mayo en el viaducto de Pereira. A través de videos y testimonios, Cuestión Pública reconstruyó sus últimos pasos.

Abuso policial y violencia: en memoria de a quienes hemos perdido durante las movilizaciones...

Hacemos un homenaje a las 30 víctimas, entre civiles y fuerza pública, que han muerto en los primeros ocho días del Paro Nacional en Colombia, y a las otras 14 víctimas que murieron en las movilizaciones sociales durante el gobierno de Iván Duque.

Monólogos del adiós: sobre la muerte de Marcelo Agredo

Marcelo Agredo Inchima, de 17 años, murió en la tarde del 28 de abril después de recibir un impacto de bala en la cabeza, que habría sido disparado por un policía, durante las manifestaciones del Paro Nacional en Cali. Cuestión Pública habló con el papá de Marcelo, con su hermano y su cuñado, un policía activo en Cali.

La posesión no se demuestra con papeles

Motorizados y panfletos los amenazan con “balín y candela” si no se van. La empresa mencionada en el caso dice que La Guajira es un “lugar que estuvo rezagado del sector funerario debido a las tradiciones (...) y rituales (...) wayúu”.

La funeraria que presiona desalojos en La Guajira

La negligencia de funcionarios públicos y los intereses empresariales, tienen en riesgo los derechos fundamentales al territorio colectivo de la comunidad wayúu La Cachaca II y las comunidades indígenas aledañas, ubicadas en la zona rural de Riohacha, Guajira.

Seis monólogos relatan cómo el joven terminó herido de bala y tirado dos horas...

Cristian Hernández, de 26 años, murió entre las 9 y las 10 de la noche después de recibir un impacto de bala en la frente. Testigos aseguran que fue un tiro de gracia de un policía y su familia denuncia que no permitieron que fuera auxiliado. Si bien el joven domiciliario no era parte de las manifestaciones en contra del abuso policial convocadas el pasado 9 de septiembre, tuvo la mala fortuna de estar cerca al lugar de la manifestación: el CAI del barrio Verbenal, Usaquén. Mira la reconstrucción de lo que pasó esa noche aquí.

Cinco monólogos de una noche en la que todo ardió

La noche del 9S la policía reportó 26 protestas en diferentes puntos de Bogotá, producto del asesinato de Javier Ordóñez, quien fue torturado y golpeado hasta morir por agentes del CAI de Villa Luz en la madrugada de ese día.Todo se concentró en cuatro localidades: Engativá, Usaquén, Suba y Bosa. También en el Parkway y Soacha. Los relatos aquí reunidos narran la versión de hombres y mujeres testigos de cuando la ciudad ardió en protestas furiosas y violentas contra la Policía, que utilizó armas de fuego. El fragor de la noche acabó con la vida de 13 personas, dejó más de 50 civiles heridos y a 30 policías también lesionados, según su propio reporte. Unos 43 CAI de la ciudad fueron incendiados y averiados.

Historia de un desalojo en Cali

Una mega constructora y un alcalde del Partido Verde buscan sacar a 19 familias: les destruyeron las casas y les acabaron los cultivos en los peores días del COVID-19 en Colombia.

Memorias de otro día de terror en Cali: videos registraron excesos por parte...

Este artículo no pudo salir inmediatamente. Lo publicamos para que sumemos pruebas ciudadanas y Cuestión Pública pueda dejar el relato periodístico de lo que pasó. A continuación el relato de lo sucedido el #4D en algunas zonas de la Sultana del Valle.

Carlo Giovanni Russi: los “procedimientos” de terror del Escuadrón Antidisturbios

¿Puedo cortarle una oreja a este guerrillero?, preguntó el uniformado al que le tocaba el turno en la ronda de golpes que le propinaban a Carlo Giovanni Russi Rodríguez no menos de 15 agentes de la Policía Nacional, entre miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), la Seccional de Investigación Judicial (SIJIN) y la Metropolitana de Bogotá (MEBOG), varios de ellos adscritos al CAI del barrio Nicolás de Federmán. “Hágale que para eso estamos”, contestó el hombre que lo había entregado para la tortura.