lunes, octubre 3, 2022

flip

Rodolfo y la transparencia susceptible

Que se diga Rodolfo Hernandez es el candidato de Tik Tok, como lo tituló el Washington Post, no dista mucho de que sea el candidato que más hostilidad ha mostrado contra la prensa en los últimos días, como lo alertó la FLIP. Son movimientos de las misma coreografía.

Violencia para que no circule la información

Policías y ciudadanos particulares repiten patrones de agresiones contra periodistas, alimentan la estigmatización y obstruyen la circulación de la información. Olvidan que la prensa no está allí para ratificar sus discursos o ensalzar su imagen. Estas son las formas de agresión y las cifras de las agresiones contra periodistas que la FLIP ha documentado entre el 28 de abril y el 19 de julio del 2021.

El costo de informar durante la protesta social. Cronología de agresiones a la prensa

Las trescientas agresiones a la prensa en apenas dos meses demuestran que no hay garantías para el ejercicio periodístico. A pesar de estar identificados, de gritar prensa y de portar chalecos y cascos, reporteros/as son agredidos, retenidos ilegalmente, amenazados y les rompen sus equipos durante el cubrimiento de la protesta social. Este es un recorrido por algunos de los casos más icónicos y los eventos que han afectado la libertad de prensa en Colombia entre el 28 de abril y el 28 de junio del 2021.

La migración wayuu aumenta la presión en La Guajira

Uribia está entre los municipios más pobres de Colombia, y sin embargo eso no detiene a decenas de familias wayuu asentadas en Venezuela que migran a esta zona tras abandonar sus tierras en busca de alimento y trabajo; recursos ya escasos en esta región de La Guajira. Según el Instituto Nacional de Salud, 45 niños han muerto de hambre en lo que va del año. Solo la semana pasada murieron diez. Todos eran wayuu, informó El Heraldo.

El Darién: la frontera de los migrantes invisibles

Expatriados de varios países cruzan Colombia entera hasta llegar al Darién, la selva densa que se ha convertido en un lugar de muerte y desolación para quienes buscan llegar a Estados Unidos cruzando por Panamá de forma irregular.

El botín de la gasolina corrompe la frontera con Venezuela

En las vías que unen Colombia y Venezuela, La Liga contra el Silencio confirmó el pacto que existe entre las comunidades y los militares, socios en el jugoso botín que deja el contrabando de combustible.

La sustitución de cultivos genera discordia y muerte en Putumayo

El pasado 20 de julio, José Oswaldo Taquez organizó una reunión en la escuela comunal de El Remolino, una pequeña vereda cocalera ubicada al suroccidente de Putumayo. Aunque con dudas, muchos en la comunidad habían firmado acuerdos de sustitución de cultivos con el gobierno nacional. Ya estaban arrancando sus matas de coca, pero aún no recibían lo prometido en el acuerdo de paz firmado con las FARC, ni el primer pago mensual, ni la huerta de pancoger; mucho menos la asistencia técnica para proyectos productivos. Cada día que pasaba, se sentía más la ansiedad de todos frente al proceso.

Frontera Cautiva: la investigación

Una investigación periodística revela detalles, negociaciones fallidas, errores de dos Gobiernos y encubrimientos en el secuestro y asesinato de tres periodistas ecuatorianos.

Militarizar la frontera, medida poco eficaz

A ambos lados de la línea que separa a Ecuador y Colombia se batalla contra organizaciones criminales ligadas al tráfico de drogas. El aumento de personal militar decretado por los dos Gobiernos es el mayor en área fronteriza alguna en Sudamérica, y ha afectado gravemente la vida cotidiana de las comunidades de zonas rurales de uno y otro lado.

El desangre blanco en el río Mataje

Mataje es uno de los ríos limítrofes entre Ecuador y Colombia. Es una de las principales rutas para el transporte de la droga, pues se encuentra en una de las zonas con más cultivos de coca en el mundo. En este eje natural, rodeado de extensa vegetación, se esconden laboratorios y armas. Ante el abandono estatal de los dos países, los habitantes que lo rodean se relacionan con las dinámicas del narcotráfico. Su vida se maneja bajo un solo código: el silencio.