¿La pandemia de la

corrupción?: con

Pulgar arriba

 

(05/03/2021)

Cuestión Pública revisó al menos cinco contratos y un convenio que suscribieron la Alcaldía de Soledad y Malambo durante la pandemia. En total se invirtieron $14.045 millones en estos procesos cuya ejecución se desconoce o ha sido irregular. El dinero terminó en manos de fundaciones que estarían conectadas con el exsenador Eduardo Pulgar y sus aliados.

Por: El Escarba Bajo y Sabemos Lo Que Hiciste
Ilustración: Juan Gaviria
Animación: Alejandro Mariño

Empecemos por la pelea. En junio de 2020 un enfrentamiento a puños sacudió la recepción del Grattacielo, uno de los edificios más exclusivos de Barranquilla. Los protagonistas de la trifulca eran otrora amigos y aliados, según El Heraldo. Se trataba del exsenador de la U, Eduardo Pulgar Daza, y el exsecretario de Salud de Soledad, Atlántico, el médico Luis Fernando Fábregas López. 

Días atrás el alcalde Rodolfo Ucrós, cuñado de Pulgar, había declarado insubsistente al médico Fábregas “en aras de garantizar una eficiente prestación del servicio de la Secretaría Local de Salud”. Después de la pelea, Pulgar denunció a Fábregas por “amenazas contra su vida” y dijo que fue el médico quien lo buscó iracundo por la decisión de Ucrós. Fábregas replicó en un comunicado que el agredido fue él y dejó el caso en manos del abogado Jaime Lombana.

Los medios aseguraron que la trifulca se dio por el manejo de la contratación del Covid-19 en Soledad.

¿Y la salud en Soledad? con Pulgar bien, gracias

La riña se habría originado por el contrato interadministrativo suscrito el 22 de enero de 2020 entre la Secretaría de Salud de Soledad y el Hospital Materno Infantil, el único de primer nivel del municipio, representado por Luis Fábregas y Rosa Emira Madera Sánchez, respectivamente, según tres fuentes que han investigado por años la política en la región. 

Aunque las versiones variaron en algunos detalles, los tres coincidieron en que tanto Pulgar como Fábregas tenían intereses en ese contrato de $3.160 millones firmado para «la promoción y prevención de riesgos en salud» en Soledad, cuyos informes de gestión y cumplimiento no ha revelado la Alcaldía a Cuestión Pública. 

Sin embargo, una persona allegada a Fábregas que pidió reserva, le respondió a Cuestión Pública que “a pesar de haber firmado ese convenio, el secretario decidió suspender uno de los pagos por $800 millones al encontrar irregularidades (…) las cuales advirtió y ordenó una interventoría que permitiera tener los argumentos para suspender el mencionado convenio. Esa decisión molestó al personaje con el que discutió y en represalia fue declarado insubsistente”.

El poder de Pulgar se consolidó en ese municipio desde que su cuñado Rodolfo Ucrós, a quien le organizó la campaña, ganó la Alcaldía en 2019. Desde entonces, políticos, líderes sociales y periodistas consultados por Cuestión Pública dicen que Pulgar es el poder detrás del poder y que sin su consentimiento no se mueve una hoja de un contrato en Soledad.

Sobre si Pulgar era el poder detrás de su administración, Ucrós, señaló a Cuestión Pública que “Eduardo está dedicado a su defensa”.

Pero los presuntos intereses alrededor de este millonario contrato no es el único caso que ligaría a la dupla Pulgar-Ucrós a ese hospital. Mónica Patricia Dovale Gallego le aportó $9.570.000 a la campaña de Ucrós a la Alcaldía, según el aplicativo de Cuentas Claras. En 2020, cuando Ucrós ya era alcalde, Dovale fue contratada en el Materno Infantil entre el 3 y el 29 febrero como “coordinadora de seguridad y salud en el trabajo” por $5.800.000, según un documento del hospital que registró la contratación de ese mes. 

Sobre esto Ucrós le respondió escuetamente a Cuestión Pública que la señora Dovale “no tiene contrato con la Alcaldía del municipio”.

El Materno Infantil es una de esas entidades donde políticos y funcionarios de turno ponen sus fichas y mueven recursos como en el caso del exgerente de la entidad, Pedro Mulet Mogollón. En 2016, Mulet fue destituido e inhabilitado por 14 años por la Procuraduría Provincial debido a irregularidades en la celebración de contratos.  

Bienvenidos a Soledad: donde la Alcaldía exige plata por entregar información 

Cuestión Pública revisó cuatro procesos de contratación más suscritos por la Alcaldía de Soledad durante la pandemia, todos adjudicados de forma directa a fundaciones cuyos objetos de actividad eran tan elásticos que ofrecían desde servicios urológicos hasta la elaboración de postres. 

Todos estos contratos tienen algo en común: la ausencia de informes de ejecución subidos a SECOP o una gestión irregular, cuya información no nos ha revelado la Alcaldía de Soledad salvo en un proceso que fue adjudicado a la Fundación La Infancia de Colombia Mejora. Sobre las otras cuatro solicitudes: o siguen abiertas o la Alcaldía nos pidió más tiempo para responder. 

La secretaría general de la Alcaldía de Soledad, Amalfi Gaviria, quien representa al municipio en la contratación, le dijo a este medio que si bien tienen registros de gestión de todos estos procesos en SECOP I solo es obligatorio subir el contrato, “pero el cumplimiento del 100% de los documentos se ha visto interrumpido por la emergencia sanitaria, que ha afectado el desarrollo de esta actividad por la no presencia total de los funcionarios”.  

Sobre el contrato adjudicado a La Infancia de Colombia Mejora, la Alcaldía de Soledad, encabezada por Ucrós, le exigió a Cuestión Pública $1.066.000, porque, según la Alcaldía, “se constató que las copias solicitadas equivalen a CINCO MIL CUATROCIENTOS TREINTA (5.430) folios (sic)”. Y para acceder a ellas, debíamos consignar la plata en una cuenta bancaria a nombre del municipio en el Banco Popular.

Por esta razón, Cuestión Pública planea interponer una acción de tutela en contra de la Alcaldía de Soledad, Atlántico, por la violación del derecho a la información, igualdad y el debido proceso.

En el mismo municipio donde se arriendan colegios para clases virtuales no entregan la información que puede ser escaneada y enviada vía correo electrónico porque según sus políticos hay que fotocopiarla. Sí, en plena pandemia.

Gaviria aseguró que la Alcaldía está en un proceso de digitalización, pero “en este momento tenemos los documentos en físico y (…)si necesitan copia nos toca mandarlos a fotocopiar porque no tenemos fotocopiadora dentro de la entidad, por eso pedimos el pago de copia cuando los expedientes son muy voluminosos, cuando no, nosotros asumimos el pago”.

Dos gatos y un Pulgar: fundaciones y contratos en la costa para ‘Dummies’ 

Estas fundaciones con las que contrataron la Alcaldía de Soledad y Malambo han tenido representantes legales que han estado conectados con políticos de la red de Pulgar.

Hambre Cero Internacional (la que también ofrece servicios urológicos)

Esta fundación cartagenera no es una novata en la contratación estatal a pesar de que funciona en un taller de instalación de cilindros de gas para vehículos, como denunció la Alcaldía de Cartagena en julio de 2020.

El 17 de junio de 2013, la representante legal, Yina Medina, subió una foto en Facebook apoyando la candidatura de María del Socorro Bustamante a la Alcaldía de Cartagena.

Según un artículo de Semana de mayo de 2013, Bustamante tenía el respaldo de Cambio Radical hasta que «asistió a un homenaje que la empresaria Enilse López, la Gata, condenada por homicidio, les hizo a las empleadas de su negocio de chance».

Sin embargo, luego recibió el respaldo del cuestionado excongresista Yahir Acuña, cercano a la Gata, señaló Semana. Acuña apoyó a Pulgar para lanzarse al Senado en 2014, según la Fundación Pares. Luego Pulgar apoyó a su esposa en 2015 en su aspiración a la Gobernación de Sucre.

Cuándo Cuestión Pública le preguntó a Gaviria por qué contratar con una fundación que operaba desde un taller o que tenía un proceso de responsabilidad fiscal aseguró: “no tengo por qué conocer todas las noticias que salen en todas las ciudades así estén cerca (….) nosotros no contratamos a ciegas, contratamos a través de todo un proceso que está arreglado, que está normado”.

Fundación El Lirio de Los Valles (la de gestión irregular)

Esta fundación suscribió 14 contratos públicos por más de $27.677 millones entre 2014 y 2020, según los registros del Sistema Electrónico de Contratación Pública, SECOP I.

En ese último año, la Fiscalía le imputó cargos a Marla Macías Beleño, representante legal de la fundación, por suscribir un contrato sin cumplimiento de requisitos legales con la Alcaldía de Malambo por $4.000 millones. 

El alcalde de Malambo, Rummenigge Monsalvo, también fue acusado por la Fiscalía por contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación, según el ente acusador. 

En abril de 2020, en medio del escándalo por millonarios contratos adjudicados durante la pandemia, el senador Laureano Acuña, conocido como “el gato volador”, salió a defender con vehemencia la actuación de Monsalvo y calificó de “periodismo amarillento (…) desalmados e hp” a quienes lo criticaban a él y a otros alcaldes.

Monsalvo es ahijado político de Laureano ‘“El Gato Volador” Acuña, el mismo que en asocio con Eduardo Pulgar le organizó la campaña a la Alcaldía a Rodolfo Ucrós, como contó El Espectador en 2020. Incluso el hermano de Acuña, Máximo Acuña Díaz, suscribió en 2020 un contrato con la Alcaldía de Malambo, en 2020 por $14 millones.

Dos fuentes le dijeron a Cuestión Pública que “El Gato” estaba detrás de la fundación El Lirio de los Valles.

Fundación la Infancia de Colombia Mejora (la del sobrino del excongresista acusado)

Esta entidad sin ánimo de lucro es representada por Unaldo José Rocha Calderón, sobrino del exrepresentante a la Cámara Lázaro Calderón Garrido, acusado en 2004 por la Fiscalía por irregularidades y presiones indebidas a funcionarios de la Caja Agraria (hoy Banco Agrario).

Según el Semanario La Calle, Unaldo Rocha, oriundo de San Diego, Cesar, ha hecho política “tras bambalinas” con el Partido de la U, el mismo que le dio el aval a Pulgar para llegar al Congreso. 

El pasado 12 de febrero, Eduardo Pulgar renunció a su curul en el Senado mientras la Corte Suprema de Justicia lo investiga por tráfico de influencias, cohecho y violación de topes electorales. Pero su influencia en Soledad parece intacta.

Cuestión Pública le preguntó al señor Fabregas y al exsenador Pulgar su versión sobre la pelea y sus presuntos intereses en el contrato del Materno Infantil pero no contestaron. Sus respuestas serán adjuntadas si responden.

*La periodista Carolina Calero contribuyó a la reportería e investigación de esta historia.

Cualquier solicitud comunícate al correo david.tarazona@cuestionpublica.com

Con el apoyo de

Sin ti, no hay periodismo independiente.
Defiende el periodismo en el que crees con tu abono.

Hazte gestor de
Cuestión Pública aquí

¿Quiéres contarnos una historia? Te mostramos la forma segura y confidencial de hacerlo Ver Más