sábado, diciembre 4, 2021

periodistas

Tuluá, la capital del silencio

Microtráfico, extorsión, carteles, disidencias de las Farc y corrupción. El panorama delictivo de esta ciudad en el Valle del Cauca provoca temor y autocensura entre los periodistas, que prefieren callar tras el asesinato de su colega Marcos Montalvo.

Seis monólogos relatan cómo el joven terminó herido de bala y tirado dos horas...

Cristian Hernández, de 26 años, murió entre las 9 y las 10 de la noche después de recibir un impacto de bala en la frente. Testigos aseguran que fue un tiro de gracia de un policía y su familia denuncia que no permitieron que fuera auxiliado. Si bien el joven domiciliario no era parte de las manifestaciones en contra del abuso policial convocadas el pasado 9 de septiembre, tuvo la mala fortuna de estar cerca al lugar de la manifestación: el CAI del barrio Verbenal, Usaquén. Mira la reconstrucción de lo que pasó esa noche aquí.

Cinco monólogos de una noche en la que todo ardió

La noche del 9S la policía reportó 26 protestas en diferentes puntos de Bogotá, producto del asesinato de Javier Ordóñez, quien fue torturado y golpeado hasta morir por agentes del CAI de Villa Luz en la madrugada de ese día.Todo se concentró en cuatro localidades: Engativá, Usaquén, Suba y Bosa. También en el Parkway y Soacha. Los relatos aquí reunidos narran la versión de hombres y mujeres testigos de cuando la ciudad ardió en protestas furiosas y violentas contra la Policía, que utilizó armas de fuego. El fragor de la noche acabó con la vida de 13 personas, dejó más de 50 civiles heridos y a 30 policías también lesionados, según su propio reporte. Unos 43 CAI de la ciudad fueron incendiados y averiados.

Los retos de acceder a la información en Colombia (con y sin pandemia)

530 oficinas estatales y particulares que manejan recursos públicos violaron el derecho al acceso a la información vía derecho de petición en casi 10.000 casos, entre 2017 y 2019, según información de la Defensoría del Pueblo. La Liga Contra el Silencio hizo un ranking de los infractores y analizó las implicaciones de esta conducta para el trabajo de la prensa y el derecho de la ciudadanía a estar informada. Con la emergencia por la COVID-19, ¿esta situación puede empeorar?

El coronavirus deja a la prensa en cuidados intensivos

La prensa en Colombia experimenta su momento más crítico, uno que comenzó con la caída de la publicidad y ahora tambalea producto del coronavirus. En medio de esos dos picos, venimos asistiendo al despido de periodistas sin cesar, al cierre temporal de medios que más bien podría ser indefinido y a la no impresión de diarios regionales durante la cuarentena. Las medidas son duras y ni las verdaderas cifras sobre esta crisis mediática, ni su impacto, se conocen con transparencia.

Payola: pagar para pegar en la radio

La payola es una práctica en la que los artistas le pagan a las emisoras para que sus canciones suenen. Aunque no es ilegal hay un problema de competencia desleal.

Despidos de periodistas causan miedo y silencio en los medios colombianos

Para ser más rentables y fortalecer sus plataformas digitales, los dueños de El Tiempo Televisión, Televisa y Semana hicieron despidos masivos en los últimos meses. En sus redacciones algunos hablan ahora de silencio, desmotivación y miedo.

Los trinos de Darío Acevedo, aspirante a director del Centro de Memoria Histórica

El pasado jueves 31 de enero la hoja de vida del historiador Darío Acevedo fue subida a la página web de la Presidencia, lo que incrementa las posibilidades de que por estos días sea nombrado como el nuevo director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). A raíz de esto, Cuestión Pública indagó en su cuenta de Twitter y encontró que Acevedo es un negacionista del conflicto armado, enemigo de la Justicia Especial para la Paz (JEP), de periodistas como Daniel Samper Ospina, Daniel Coronell y opositores como Gustavo Petro, Piedad Córdoba e Iván Cepeda, además de crítico de medios como Semana y El Tiempo.

Tres vidas perdidas entre demasiadas manos

El secuestro y asesinato de los periodistas del diario El Comercio, y las negociaciones de los Gobiernos que buscaban su liberación, permanecen llenos de contradicciones, vacíos y preguntas sin respuestas. Seis meses después de la tragedia, los familiares no han podido reconstruir la historia porque el acceso a la información continúa vedado.