domingo, marzo 3, 2024

Uribe

Cuatro encuentros entre Uribe, Odebrecht y el pagador de sobornos

Los cables reservados de la embajada de Brasil en el país contienen los registros de las “reuniones y encuentros diplomáticos” entre Marcelo Odebrecht, Luiz Mameri y el expresidente Álvaro Uribe.

Los correos del testigo Pizano en caso Odebrecht

En este episodio… Cuestión Pública hoy libera 1.674 páginas de correos, informes y declaraciones que dejó Pizano como prueba de sus hallazgos y denuncias. Esto en aras de que la ciudadanía pueda entender el caso, investigar y compartir sus propios hallazgos. Los documentos desmienten lo que dijo el fiscal Martínez en los últimos días ante los medios nacionales.

La correctora de datos al fiscal Martínez

[Un arbitrario ejercicio de verificación de Cuestión Pública]. La correctora de datos de Cuestión Pública le pasó el lápiz al comunicado que publicó en la madrugada el fiscal Néstor Humberto Mártinez y estas fueron las imprecisiones que encontró.

Estamos Melo: los sobornos AVALados de Odebrecht y la empresa de Sarmiento Angulo

Videos inéditos de declaraciones de empleados brasileños revelarían la actuación del grupo Aval en los sobornos de Odebrecht.

Las ‘mordiditas’ de Odebrecht en Colombia

La investigación de Cuestión Pública comienza a demostrar que los pagos de Odebrecht, superaron en muchos ceros los 11 millones de dólares que reportaron . Es decir, que no fueron ningunas ‘mordiditas’.

Bonos de agua, una jugada maestra anunciada por la Contraloría hace cinco años

Los auditores advirtieron en 2013 el costoso mecanismo que creó un grupo de financistas para generar $1,5 billones a punta de créditos, jugados en la Bolsa de Valores, que serían pagados con recursos públicos de 117 municipios, y que debieron estar destinados para obras de agua. Un grupo del ente fiscal auditó los contratos de los llamados 'bonos Carrasquilla' en 28 municipios y en todos encontró presuntos hallazgos. El informe nunca fue publicado.

El apartamento de soltero

El expresidente Álvaro Uribe Vélez le vendió un apartamento a un cuñado del clan Ochoa Vásquez en 1979, en Bogotá. Para entonces los Ochoa Vásquez ya eran narcotraficantes.