miércoles, junio 19, 2024

Narcotráfico

¡Juega Desencanto!

Te proponemos jugar con el desencanto de la hacienda Colombia, un lugar en el que la familia Madrigal —de la película Encanto, de Disney— cohabita con el pasado, cargado de paramilitarismo, cercanía con el narcotráfico y el clientelismo. Para esto hicimos un recorrido por esta casita llena de avionetas, cargamentos y otros secreticos, mediante una arriesgada selección —arbitraria y desencantada— de veintisiete candidatos que competirán en las elecciones territoriales de octubre en varias regiones. Si decides jugar, a perder o a ganar, podrás informarte acerca de cuáles son las casas políticas que los apoyan y quiénes los rodean.

Detrás de algunos candidatos se esconde un desencanto

Muchas familias, de diferentes regiones de Colombia, tienen un gran desafío en la jornada electoral del 29 de octubre: elegir entre algunos poderosos ‘Brunos’, aquellos de los que nadie habla y están bajo las sombras del paramilitarismo y el crimen organizado.¿Sabes si la magia peligra en tu región? Explora nuestra investigación.

Prepárate para un viaje por las tierras misteriosas de Colombia con Desencanto

¡Un viaje revelador te espera! Los protagonistas del Desencanto se extienden por todas las regiones, con historias desconocidas y reconditas. ¿Quién gobernará cada habitación? La respuesta se avecina. Disponible desde este 22 de octubre.

¿Elegirás a los mismos poderosos ‘Brunos’ del Desencanto en Colombia?

En las elecciones del 2023, surgen intrigas ocultas. Los misterios de algunos candidatos se revelan en las sombras de algunas regiones. ¿Secretos tras bastidores? La verdad se develará. Desencanto, este 22 de octubre.

Detrás de algunos candidatos se esconde un desencanto

Muchas familias, de diferentes regiones de Colombia, tienen un gran desafío en la jornada electoral del 29 de octubre: elegir entre algunos poderosos ‘Brunos’, aquellos de los que nadie habla y están bajo las sombras del paramilitarismo y el crimen organizado.¿Sabes si la magia peligra en tu región? Explora nuestra investigación.

Narcoregistros II: Uribe, el lavador y la avioneta llena de cocaína

De los 413 registros de propiedad y explotación de aeronaves que otorgó Álvaro Uribe como director de la Aerocivil (1980-1982), se suman nuevos nombres vinculados al narcotráfico. Esta segunda entrega revela cómo los negocios de estos personajes conducen a Tomás y Jerónimo Uribe Moreno, hijos del expresidente, y con Lucía Gaviria Jaramillo, mamá de la modelo Natalia París.

Los narcoregistros que dieron Álvaro Uribe y la Aerocivil

Entre 1980 y 1982, Álvaro Uribe, entonces director de la Aerocivil, otorgó 413 registros de propiedad y explotación de aeronaves a cientos de personas y empresas. Entre ellos, a 8 vinculadas con el narcotráfico, como Martha Upegui de Uribe, conocida como la “reina de la cocaína”, y Julio Roberto Silva, un esmeraldero también relacionado con el tráfico de drogas. Para entonces, ya se conocían las actividades ilícitas de varios de ellos.

Martha Mancera, ¿la verdadera fiscal general?

A la vicefiscal general la rodean serios cuestionamientos: desde entrañables amistades con fiscales acusados de hacer favores judiciales a narcos en Cali, hasta investigaciones en curso por supuestamente recibir dinero a cambio de no hacer su trabajo como fiscal en Buenaventura. Aunque maneja un discreto perfil fuera de la Fiscalía, fuentes de alto nivel la describen como el poder real detrás de la entidad.

Uribe le compró finca “al consentido de la mafia”

El 31 de diciembre de 1980, Álvaro Uribe Vélez, entonces director de la Aeronáutica Civil, y uno de sus mejores amigos, Fernando Urrea Arbélaez, le compraron una finca a Agropecuaria El Cortijo, empresa que cofundó Dayro Chica. El reconocido rejoneador trabajó durante años para el clan Ochoa Vásquez y otros narcotraficantes como el Mono Abello del Cartel de la Costa.

Testimonios paramilitares del Caquetá: alianzas y rivalidades entre la fuerza pública y las AUC

Desde el 2001, en las tomas de las Autodefensas Unidas de Colombia de los municipios del sur del departamento, tanto la Policía como el Ejército habrían cooperado con el Frente Sur Andaquíes del Bloque Central Bolívar, que delinquía en 13 departamentos del país como Huila, Putumayo y Nariño.